La vicepresidenta Gabriela Michetti aseguró ayer que existen personas que "apuestan a que el gobierno no tenga éxito". Durante el almuerzo que compartió ayer con cerca de 150 miembros del Rotary Club, sostuvo que hay que "hay dirigentes que se resisten al cambio que hay que hacer y además toman la oportunidad de los cambios no tan populares" para generar situaciones de violencia, en referencia el enfrentamiento entre algunos manifestantes y las fuerzas de seguridad en las afueras del Congreso mientras se debatía la ley de Reforma Previsional.

"Estamos luchando contra un sistema de poder y de manejo de poder que se revela a desaparecer. Hay una cantidad de dirigentes políticos en la Argentina que le tienen miedo a este cambio, y le tiene miedo porque no saben si se van a poder adaptar con sus maneras a lo que viene en la Argentina", remarcó Michetti.

"Nos podríamos haber conformado con seguir lo que las encuestas nos dicen que la gente quiere y no tomar decisiones antipopulares, pero si no lo hacemos, no hacemos liderazgo político", evaluó la vicepresidenta.

Además, justificó la medida en el dificultad que atraviesa el país a raíz del elevado de déficit fiscal. Aseguró que existe una "enorme dificultad en materia de recursos" y que existe un "gran gasto público que genera una deuda anual de 600 mil millones de pesos".

La vicepresidenta se diferenció de Elisa Carrió, quien el día de la votación había denunciado un intento de golpe de estado por parte de la oposición: "No me animo a decir que hubo un intento destituyente, pero creo que mucha gente estaría contenta de que nos vaya mal".

Michetti, sin embargo, reconcoció que hubo diferencias hacia adentro del gobierno en torno a cómo manejar a nivel comunicacional la discusión. "Algunos pensamos que esto se podría haber hecho de otra manera pero ahora resulta contra fáctico".

Ante la consulta sobre si pensaba que si podrían repestirse estos hechos, sostuvo que "hay mucha gente que está disconforme" y que le "hará frente al gobienro", por lo tanto"no creo que sea la última vez que veamos esto". En cuanto las criticas por el manejo de las fuerzas de seguridad, Michetti señaló que "la Argentina es muy difícil en términos de seguridad" dado que todavía el actuar de las fuerzas están "muy ligadas a la dictadura militar". En esa linea aseveró: "Todavía se ve la represión como algo horrible".