En un arco sindical y político bajo el formato de una Multisectorial la oposición al paquete de reformas quedó expuesta ayer con una multitudinaria concentración frente al Congreso.El referente de la Corriente Federal (CFT) Sergio Palazzo (Bancarios), aseguró que ese bloque brindó un paso decisivo "para voltear las reformas", al cerrar los discursos que tuvieron lugar frente a la histórica plaza. Tanto el bancario como quienes lo antecedieron en el uso de la palabra, Hugo Yasky, Pablo Micheli, ambos jefes de la CTA y el camionero Pablo Moyano hicieron hincapié en que la estrategia del Ejecutivo apunta a la "quita derechos" de los trabajadores e implica una "desfinanciación del Estado y de la seguridad social", y llamó a los legisladores a no votarlas.

En ese punto Yasky elevó la apuesta y aseveró que quienes levanten la mano para consolidar el "ajuste a los jubilados" serán publicados "con nombre, apellido, foto y fecha de nacimiento". El referente sindical y diputado nacional electo realzó que la cifra de recorte a los jubilados llega a los 100.000 millones de pesos, cuestión que consideró inaudita.

Pablo Moyano por su parte prometió estar junto a los trabajadores para evitar "este o cualquier intento de eliminar los derechos" que se avizoran. Quien también se desempeña como secretario gremial de la CGT estuvo acompañado de nutridas columnas del sindicato que lidera junto a su padre. Al bajar del palco tanto el gráfico Héctor Amichetti como Horacio Ghilini, ambos acompañan a Palazzo en el comando de la CFT, coincidieron en que la oposición "más franca, legítima y popular" que encarna esa suerte de multisectorial, tiene enfoque en el "modelo económico" y acotaron que "se equivocan quienes pretenden adjudicarle a este bloque el fácil mote de desestabilizadores".

Si bien algunos dirigentes consideraron que la interna de la CGT era cuestión menor, frente a la convocatoria que lograron ayer frente al Congreso, el mismo Palazzo se encargó de remarcar que "los compañeros que consideran que esta reforma laboral no vulnera derechos están equivocados". Con lo cual la cíclica división de la central de Azopardo tampoco estuvo ausente en la convocatoria de ayer. También Yasky y Pablo Micheli consideraron que ante la manifestación realizada, de la cual participaron organizaciones sociales y fuerzas de Izquierda, la CGT deberá replantearse su estrategia para asumir la defensa de los trabajadores.

La referencia histórica al modelo económico actual y lo sucedido en los 90 estuvo a cargo de Pablo Moyano. El camionero no tuvo "muchos de los discípulos de Cavallo (Domingo) que hoy están en el Gobierno quieren las reformas laboral, previsional y tributaria".