El secretario general del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, apuntó duro contra el Gobierno y afirmó que lo “atacan” porque no se “arrodilla ante nadie”, luego de haber sumado una nueva causa judicial, por presunta asociación ilícita y fraude contra Independiente, el club que preside.

“Siempre mantuve una postura, siempre junto al laburante: por eso ahora me tratan así”, manifestó en declaraciones al canal Crónica TV el sindicalista, quien organiza una marcha contra el Gobierno para el 22 de febrero.

En medio del pico de tensión en su relación con la Casa Rosada frente a las causa judiciales que se están acumulando en su contra, Moyano sostuvo que no está “imputado en nada” y que sólo lo “notificaron” de la última denuncia por presunto fraude contra Independiente.

Al respecto, le envió un desafío a la Casa Rosada: “Si he cometido algo por lo que tengo que ir preso, lo único que pido es estar al lado de la celda de Franco Macri, porque si me meten en cana a mí, imaginensé entonces el padre de Macri con todos los desastres que hizo”.

“La situación (de la Argentina) no está bien, sobre todo para los trabajadores y los de menos recursos, entonces quieren distraer a la gente y poner a Moyano como lo peor que hay en el país”, se quejó el ex jefe de la CGT.

Además, lanzó varios dardos contra el oficialismo al señalar que “desprecian al laburante, sino no lo tratarían como lo están haciendo, con despidos y sacándoles recursos”, y denunció que en el macrismo quieren “paritarias con techo”.

También sembró dudas sobre las aptitudes de los hombres clave de la Rosada: “No les veo capacidad para poder salir de una crisis como la que vivimos, sinceramente no la veo”, planteó.

A su vez, calificó de “cucaracha” a la diputada de Cambiemos Graciela Ocaña, quien planea retomar una denuncia que viene desde 2011 por presunto desvío de fondos del sindicato que lidera: “Yo no soy empresario, soy un laburante”, advirtió, en respuesta a las acusaciones de la legisladora.

Consultado sobre su relación personal con el presidente Mauricio Macri, dijo que habló por última vez con él “hace dos meses” y reconoció que se llevaban bien durante sus gestiones como jefe de gobierno porteño, pero la situación se complicó cuando le pidieron que respaldara el proyecto de reforma laboral.

“Cuando él estuvo ocho años en el Gobierno de la Ciudad y el Gobierno nacional (a cargo de Cristina Kirchner) lo presionaba permanentemente, yo era un amigo de ellos y traté de evitar los problemas. En esos ocho años yo he ido varias veces a la casa de Macri, pero ahora ellos son el poder y creen que se pueden llevar a todo el mundo por delante, esos son los errores que cometen”, señaló.

Al ser consultado sobre cuándo fue que se resintió el vínculo con el mandatario, Moyano contestó que sucedió cuando le pidieron “que diga que estaba a favor del proyecto de ley (de la reforma laboral) que se acordó con la CGT” pero advirtió: “Yo nunca lo dije y empezamos a recibir ataques”.

Acerca de esa iniciativa que se encuentra trabada en el Congreso, el camionero indicó: “No creo que tenga muchos beneficios para los trabajadores, eso ya se ve en la forma en que quieren implementarla”.