Envalentonado por la incorporación del senador peronista Miguel Ángel Pichetto a Juntos por el Cambio, el presidente Mauricio Macri apuesta a llevar adelante, en un eventual segundo mandato, la reforma laboral que no consiguió imponer en estos tres años y medio de gobierno. Ayer, en plena conmemoración del Día de la Bandera en Rosario, dejó entrever que el único impedimento para avanzar en ese sentido son los líderes del gremio de Camioneros, Hugo y Pablo Moyano, a quienes culpó de generar "desempleo" debido a que la Argentina tiene el "costo de transporte más alto de la región". Los dirigentes sindicales rápidamente advirtieron que las palabras del mandatario tenían como trasfondo la idea de que "no haya sindicatos, ni convenios colectivos de trabajo" para conseguir modificar el actual sistema laboral.

Argentina tiene el “costo de transporte más alto de la región”, dijo en Rosario

Las acusaciones del jefe de Estado a los dirigentes de Camioneros sorprendieron a la intendenta Mónica Fein, que estaba junto a la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, en el gimnasio José "Flaco" Córdoba, del club Ciclón. A poco de comenzar su discurso, ante decenas de niñas y niños de diferentes escuelas primarias, Macri se apartó por completo de las tradicionales referencias patrias y, en tono de campaña electoral, acusó a Hugo y Pablo Moyano de tener "privilegios acumulados de forma ilegal" y los señaló como responsables del desempleo, que trepó al 10,1% -su nivel más alto desde 2006-, según el último índice del Indec que se dio a conocer el miércoles pasado.

"Lo peor es que cuando los señores Moyano quieren imponer algo y la Pyme no está de acuerdo, ¿qué hacen? Le bloquean la planta y en esa situación terminan cediendo y a la larga los deja sin trabajo", se quejó Macri sobre los dos gremialistas, que apoyan la precandidatura presidencial de Alberto Fernández por el Frente de Todos. Y agregó que "las mafias nos arruinan y lo que tocan lo destruyen" y remarcó que "impiden el desarrollo federal del país".

“No sé si es un descerebrado, un incapaz...”, retrucó el líder de Camioneros

"No sé cómo calificar su actitud. No sé si es un descerebrado, un incapaz, porque decir el disparate que dijo no entra en la cabeza de nadie". Así respondió Hugo Moyano los dichos del presidente. En declaraciones a radio La 990, subrayó: "Es una persona que no está en condiciones de conducir los destinos del país".

El dirigente sindical relacionó las críticas de Macri con su "intención desde que empezó el gobierno de hacer una reforma laboral" y remarcó que "es lo que exige el FMI y la barrera es Camioneros". Mientras que Pablo Moyano reiteró ese concepto en una entrevista televisiva que concedió al canal C5N: "El presidente no perdona que fue nuestra organización la que frenó el avance de la reforma laboral". Y concluyó: "Pero por más que nos amenacen, nos lleven en cana o nos maten, no vamos a firmar nada que sea en contra de los trabajadores".

Ver más productos

San Félix de Valois, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Félix de Valois

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos