Miles de mujeres, muchas pertenecientes a agrupaciones feministas, movimientos sociales, sindicales y partidos políticos, marcharon desde el Congreso hacia Plaza de Mayo en la quinta movilización Ni una Menos en reclamo por los derechos de las mujeres, por la legalización del aborto y para erradicar la violencia machista.

El documento final, leído ante la multitud en la Plaza de Mayo, reseñó los reclamos del movimiento de mujeres, pidió a las Cámaras Legislativas que se apruebe la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, y exigió el "fin de los femicidios, travesticidios, transfemicidios y crímenes de odio y la declaración de "la Emergencia en violencia de género" porque "desde 2015 hubo alrededor de 1.193 femicidios".

El texto, consensuado por todas las agrupaciones convocantes, señaló que marcharon "para decir basta de violencia económica, sexista, racista y clasista contra las mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales, no binaries, gordes e intersex; de la clase trabajadora: ocupades, desocupades, precarizades, piqueteres y de la economía popular, visibilizando especialmente a las mujeres indígenas, originarias, afroargentinas y negras".

Piden que se declare emergencia: desde 2015 se registraron 1193 femicios en Argentina

Además, pidió "saldar la deuda histórica para con ellas y todas las identidades vulneradas por el capitalismo patriarcal y el modelo económico de Mauricio Macri y la alianza Cambiemos, sostenido por su gobierno y los gobiernos provinciales que precarizan nuestras vidas y profundizan todas las desigualdades y las opresiones".

La multitudinaria marcha comenzó a las 17 pero desde muy temprano cientos de mujeres se acercaron a las inmediaciones del Congreso para manifestar su reclamo por el fin de la violencia machista y los femicidios que, en lo que va del año, suman 133 víctimas.

Martha Rosenberg, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito aseguró a Télam, que con este tipo de movilizaciones "se logró sostener el tema del aborto en la agenda política".

Como es habitual en las manifestaciones de los movimientos de las mujeres, se vieron cientos de pañuelos verdes, violetas y naranjas; cuerpos pintados y carteles con consignas como "No puede haber movimiento feminista sin justicia social".

La quinta edición de la marcha por el Ni una Menos se replicó en la mayoría de las principales ciudades del país.