Al conmemorarse ayer un nuevo aniversario de La Declaración Universal de los Derechos Humanos, el gobierno nacional a través de su Secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj, salió a celebrar "su vigencia" en el país y anunció el lanzamiento de un plan nacional "para avanzar hacia una sociedad comprometida en la justicia, la memoria y la inclusión".

Por el contrario, desde los organismos de derechos humanos advirtieron sobre un creciente nivel de "represión y persecución política" y acusaron al Ejecutivo nacional de ser "cada vez más autoritario".

A través de Twitter, Avruj consideró que el Primer Plan Nacional de Derechos Humanos que será presentado mañana en la Casa Rosada, es "un hecho incontrastable que da testimonio de que, para nuestro país, los derechos humanos constituyen una política de Estado".

Pérez Esquivel advirtió sobre las libertades y la “situación de incertidumbre en el país

"Cuesta entender que el gobierno esté hablando de derechos humanos con todo los retrocesos que estamos viviendo por estos días como el encarcelamiento de los opositores políticos, la represión a los trabajadores o los desalojos violentos contra las comunidades mapuches que han dejado dos muertos", dijo al ser consultada por este diario, Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

La dirigente advirtió además sobre una regresión por parte de la justicia, la cual "pese a la calidad de los testigos que vienen prestando declaración en los juicios", ha "concedido condenas muy bajas y al poco tiempo los represores son liberados"

Por su parte, el cura Francisco Oliveira, dijo: "Estamos asistiendo a un tiempo de represión y de persecución política como hacía mucho no se veía en el país" y recordó que el gobierno "ha llegado al punto de expulsar a un ciudadano noruego y a una periodista inglesa. Mal se puede hablar de la plena vigencia de los derechos humanos".

"Lamentablemente hoy en el país se están violando los derechos humanos" afirmó por su parte el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien recordó que "la violencia impuesta desde el Estado es antidemocrática. Se van perdiendo las libertades sociales, y el derecho del pueblo, lo que está generando una situación de incertidumbre frente a un gobierno cada vez más autoritario".