La Cámara Federal porteña ordenó que sea investigada en los Tribunales de Comodoro Py una denuncia por espionaje a la familia del joven Santiago Maldonado, tal cual había solicitado su hermano Sergio.

El pronunciamiento del tribunal se produjo luego de que en la Ciudad el juez federal Daniel Rafecas se declarara incompetente y remitiera a Esquel la denuncia que había sido hecha por la legisladora Myriam Bregman.

La familia de Maldonado estaba en desacuerdo con esa decisión y la recurrió para evitar que la causa quedara en manos del cuestionado juez de Esquel, Guido Otranto, quien investigó la desaparición del joven Santiago hasta que fue apartado por falta de imparcialidad.

Ahora, el camarista Martín Irurzun sostuvo que la denuncia que apunta contra la Gendarmería debe investigarse en la Capital Federal y Rafecas será el encargado de llevarla adelante.

"Los argumentos expuestos en la impugnación y en la audiencia oral, en torno a la hipótesis sobre eventuales partícipes de las actividades denunciadas, sobre los diferentes espacios territoriales en que se habrían detectado y sobre dónde deberían concretarse las medidas mínimas de investigación, persuaden de la necesidad de mantener, al menos de momento, la intervención del magistrado que previno", sostuvo Irurzun en su fallo.

La resolución se conoció menos de 24 horas después de que Sergio Maldonado, hermano de Santiago, junto a Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora) y el Ceprodh argumentaran ante la Cámara que las órdenes para que la Gendarmería monitoreara sus movimientos habían sido emitidas por el Ministerio de Seguridad, causa en la cual ya está imputado Gonzalo Cané, uno de los funcionarios que intervino en el caso. Sergio Maldonado advirtió ayer que el Gobierno fue "el que más utilizó políticamente el caso" de su hermano.