Este año traerá un cambio histórico para Cuba y para la región, ya que luego de casi seis décadas el presidente de la isla no llevará el apellido Castro.

El Parlamento cubano anunció que el 19 de abril finalizará el último mandato presidencial de Raúl Castro, de 86 años, y la expectativa se centra en determinar quién lo sucederá y cuáles serán las reformas que llevará a cabo la nueva generación. 

El favorito para asumir en medio de las tensiones con Estados Unidos, reforzadas desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, es el vicepresidente Miguel Díaz Canel, primer dirigente cubano nacido después de la Revolución en alcanzar dicho puesto y que cumplirá 58 años al día siguiente de la salida del hermano de Fidel Castro.

Brasil, Venezuela, México, Colombia, Paraguay y Costa Rica tendrán comicios presidenciales en 2018

En Brasil, todas las encuestas colocan como favorito al ex presidente Lula para ganar las elecciones del 7 de octubre. Sin embargo, la candidatura del fundador del Partido de los Trabajadores (PT) para acceder a un tercer mandato está condicionada por la condena en primera instancia a nueve años y medio de prisión que pesa sobre sus espaldas por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Si el Tribunal Regional de Porto Alegre ratifica el 24 de enero próximo la sentencia ligada a la trama de corrupción que operó en la petrolera estatal Petrobras, inhabilitará a Lula para ser candidato.

El PT ya anunció que Lula seguirá siendo su postulante presidencial sea cual fuere la resolución judicial, lo que suma más incertidumbre en el proceso electoral del gigante sudamericano, atravesado por la crisis política desde la destitución de Dilma Rousseff en agosto de 2016 y las acusaciones de corrupción contra su sucesor, Michel Temer.

En tanto, en Venezuela, el oficialismo podría adelantar los comicios presidenciales previstos para diciembre de 2018 para aprovechar el impulso que obtuvo frente a una oposición dividida con su triunfo en las regionales de octubre y en las municipales de diciembre.

No obstante, las manifestaciones contra el gobierno que dejaron más de un centenar de muertos, la inflación y la deuda externa aparecen como los problemas más acuciantes para el presidente Nicolás Maduro y para el oficialismo, en el poder desde que Hugo Chávez asumió la presidencia el 2 de febrero de 1999.

Las elecciones en México para definir el sucesor de Enrique Peña Nieto serán el 1° de julio. Los últimos sondeos dan como favorito al nacionalista de izquierda Andrés López Obrador, quien ya compitió dos veces en esta instancia, mientras que el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentará al ex ministro José Antonio Meade.

El ganador deberá lidiar con una tasa de homicidios que tocó niveles récord y con los desafíos de su vecino Estados Unidos, que van desde el muro fronterizo para frenar la inmigración a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En Colombia, el 27 de mayo se llevarán a cabo los primeros comicios en los que participará la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido político de la antigua guerrilla, con su líder Rodrigo Londoño, Timochenko, como candidato a la presidencia.

El proceso de paz que en 2016 le valió el premio Nobel al presidente Juan Manuel Santos, y que su administración busca extender al Ejército de Liberación Nacional (ELN), será nuevamente plebiscitado en estas elecciones, mientras persisten las disputas por el control de las tierras para reducir el cultivo de coca y dominar a las facciones disidentes de la guerrilla. 

Si los comicios no arrojan un vencedor que supere el 50% de los votos, obligarán a un balotaje el 17 de junio para consagrar al sucesor de Santos, que no puede volver a presentarse, ya que está finalizando su segundo mandato tras asumir en 2010.

El 22 de abril Paraguay elegirá al sucesor del presidente Horacio Cartes, que no tiene reelección y competirá por un escaño en el Senado pese a que la Constitución le otorga una banca vitalicia.

El oficialista Partido Colorado buscará seguir en el poder con la candidatura de Mario Abdo Benítez, quien derrotó en la interna a Santiago Peña, el delfín de Cartes. 

Su rival será Efraín Alegre, el postulante del partido Liberal que fue vencido en los últimos comicios y ahorá buscará llegar al palacio de López en una alianza con el Frente Guasú, la agrupación de Fernando Lugo, el ex presidente que en 2008 rompió 60 años de hegemonía colorada y fue destituído en 2012.

El calendario electoral latinoamericano de este año se iniciará el 4 de febrero con las presidenciales de Costa Rica. Si ningún candidato logra el 40 % necesario para ganar en primera vuelta, el balotaje en el país centroamericano se celebrará el 1° de abril.