Encolumnadas detrás de una bandera con la leyenda "Todas somos Lucía. La justicia patriarcal es impunidad", miles de mujeres marcharon ayer desde el Palacio de los Tribunales hasta la Plaza de Mayo junto a Marta Montero, madre de la adolescente Lucía Pérez que fue asesinada hace dos años en Mar del Plata, para rechazar la absolución de los tres imputados por su femicidio.

"No estamos dipuestas a cerrar los ojos frente a una injusticia tan grande. La Justicia, como institución central del Estado, nos ataca responsabilizando a Lucía de su propia muerte", dijo a Télam Jeanette Cisneros, de la agrupación Juntas y a la izquierda.

Las mujeres se movilizaban por las calles Tucumán, Cerrito para hacer una primera parada en el Obelisco, con una intervención artística. Luego continuaron hacia la Plaza de Mayo.

La muerte de la adolescente Lucía Pérez, que dio origen al primer paro nacional de mujeres el 18 de octubre de 2016, volvió a lograr gran convocatoria con una nueva huelga de protesta que -según las organizadoras- logró alto acatamiento en varias ciudades del país.

"Hace dos años el movimiento feminista salió a la calle como reflejo de la bronca que nos da que nos salgan a matar. Diluviaba y no se movía una sola compañera", recordó Cisneros, dirigente de una de las organizaciones feministas que convocó a la movilización y paro, junto con agrupaciones gremiales.

En tanto, al mediodía en la Cámara de Diputados se realizó un aplausazo al mediodía en memoria de Lucía Pérez y para exigir justicia. Varias diputadas anticiparon que pedirán un jury de enjuiciamiento contra los jueces Aldo Daniel Carnevale, Juan Facundo Gómez Urso y Pablo Javier Viñas

Por su parte, la madre de la adolescente denunció públicamente que los tres imputados por el crimen de su hija "están vinculados a la red de narcotráfico de Mar del Plata".