El exsecretario general de la Presidencia Oscar Parrilli denunció ayer que se registra "inteligencia interna y espionaje a políticos", luego de que se difundieran nuevas escuchas de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y responsabilizó al presidente Mauricio Macri y al titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, por esas actividades.

"La difusión de las escuchas es muy grave y está orquestado por Macri con (la subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia) Silvia Majdalani, más la connivencia de (el camarista Martín) Irurzun, (el fiscal federal Guillermo) Marijuan y (el juez federal Ariel) Lijo. Ellos son los responsables directos", dijo Parrilli.

El exfuncionario se quejó de que "Lorenzetti está permitiendo esto, es un cómplice silencioso del gobierno" y consideró que "hay una persecución política y mediática implementada por los jueces serviles al poder".

Que hayan trascendido las escuchas es un delito severamente penado", dijo Parrilli en otro tramo y remarcó que en su momento efectuó la denuncia ante el juzgado de Adolfo Canicoba Corral pero "no se ha avanzado".

Los nuevos audios de conversaciones telefónicas ordenadas por Lijo, entre Cristina y el ex secretario general de la Presidencia se conocieron este lunes en un programa radial.

En ellas aparecen duras críticas de la ex mandataria al presidente Macri, al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, a la ex diputada Margarita Stolbizer y a dirigentes del peronismo.

Ayer fueron difundidos nuevas escuchas en las que la ex jefa de Estado acusa a la dirigencia del PJ de "sabotear" y de ser "elementales y primitivos" y además se burla de su ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, al sostener -que si encabezara un equipo económico- ella pediría "asilo en la embajada de Rusia".