El jefe de Gabinete, Marcos Peña, acusó a diputados opositores de impedir la sesión por la reforma previsional y los definió como "piqueteros del recinto", al tiempo que resaltó que la ley tiene que salir sin cambios.

El funcionario nacional también se refirió a los incidentes que se registraron en las inmediaciones del Congreso y remarcó que "las fuerzas de seguridad trataron de proteger una institución de la democracia".

Luego de que se frustrara la intención del Gobierno de sesionar y aprobar este jueves la reforma previsional, el ministro coordinador decidió realizar una conferencia de prensa en la Casa Rosada para plantear la postura del Gobierno al respecto.

Peña consideró que en Diputados hubo "una acción deliberada de violencia y de búsqueda de bloqueo, no ya de una idea, sino del funcionamiento moral de una institución".

"Vimos hoy como ayer la búsqueda clara, primero desde la calle, y después en el propio recinto cruzando una raya que no se había cruzado en el último tiempo en la Argentina, convirtiéndose en piqueteros del recinto de la Cámara de Diputados, algo que la oposición nunca hizo en los doce años en los que vimos un kirchnerismo atropellando muchas veces el debate y la actividad parlamentaria", se quejó.

Consultado sobre si ante el fracaso el Gobierno introducirá modificaciones en el proyecto, Peña lo descartó: "No creemos que por la violencia de minorías muy minoritarias y violentas se tenga que modificar un debate parlamentario. Sería muy triste para la democracia que la extorsión de los violentos modifique un diálogo y un debate".