La querella conjunta AMIA-DAIA reclamó la condena a 4 años de prisión para el ex presidente Carlos Menem y de 3 para el ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy y el ex juez federal Juan José Galeano, en el alegato final ante el Tribunal Oral Federal 2 en el marco del llamado "juicio por encubrimiento" en la causa por el atentado a la mutual judía.

En cambio, desvinculó, como el caso del extitular de la DAIA, Rubén Beraja, y pidió la absolución a otros vinculados con el pago de 400 mil dólares a Carlos Telleldín, al sostener que esa suma no se pagó para desviar la causa, sino que "se le pagó para que diera información verídica".

A Menem se lo consideró "autor del delito de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, que concurre formalmente con los delitos de encubrimiento por favorecimiento personal y violación de medios de pruebas", estos últimos como instigador, por lo que se reclamó la pena de cuatro años de prisión e inhabilitación especial por ocho años para ejercer cargos públicos.

El abogado Gabriel Camiser consideró a Menem como "instigador" en el desvío de la llamada "Pista Siria" para impedir la investigación del ciudadano de esa nacionalidad Jacinto Kanoore Edul, un allegado a la familia presidencial, mediante una llamada telefónica al ex juez Galeano.

Precisamente, respecto a Galeano, lo acusó como autor de los delitos de "encubrimiento por favorecimiento personal, abuso de autoridad, violación de medios de prueba y prevaricato" y a Anzorreguy como "partícipe necesario del delito de encubrimiento; que, a su vez, concurre en forma ideal con los delitos de abuso de autoridad y falsedad ideológica en carácter de autor".