La suba del dólar en el sector turístico tiene un doble impacto. A nivel precios, el alza se traslada directamente al instante a pasajes y paquetes internacionales que están dolarizados. El primer repunte del dólar aceleró la decisión de compra, ahora el contexto cambió. Las agencias temen que si la escalada no se detiene impactará en las ventas.

Sebastián Machado Malbrán, director de Avantrip, señala: "El dólar pega directo en pasajes y paquetes internacionales. En los primeros días de enero, con las primeras subas se aceleró el cierre de las transacciones, ahora la demanda está más cautelosa. Si el dólar se sigue escapando y no se detiene, impactará negativamente".

Felicitas Castrillón, vocera de Aerolíneas Argentinas sostiene: "El impacto de la variación del dólar no es necesariamente lineal, en cabotaje no corregimos la variación. Nuestros pasajes internacionales ya tienen precio dólar".

En la misma línea, Mario Cingolani, el gerente de marketing de Almundo, explica: "Un incremento del dólar, claramente se traslada a precios, el impacto es directamente proporcional. Los valores de los vuelos de cabotaje no responden al dólar".

Una salida a la que recurren algunos para compensar la suba de la divisa es optar por los planes de financiación. Gastón Tudesco de TTS Viajes sostiene: "Si bien fluctúan los precios con el alza, la gente busca planes de cuotas para licuar las subas. Las vacaciones son un derecho adquirido, dejaran de lado otros gastos, pero por ahora no las cambian".

Desde Costa Cruceros, su gerente comercial Maximiliano González recuerda: "Con la devaluación del año pasado, tuvimos 45 días posteriores raros, con reservas que se cancelaban. Desde hace unos días, la demanda se disparó. Hoy se reservaron 25% más que el mismo día de 2016 y un 15% más que ayer". Hay público para todo, nadie quiere renunciar a sus vacaciones.