Los jefes industriales que ocupan un lugar en el Comité Ejecutivo de la UIA -que se reunirá este mediodía por primera vez en el año- pondrán sobre la mesa de análisis una fuerte preocupación por la falta de estrategias para que el sector manufacturero retome un camino positivo por encima del crecimiento marginal que mostró en 2017, con una moderada suba para este año. La falta de financiamiento para realizar inversiones, los altos costos impositivos y logísticos, y los problemas energéticos se convirtieron en la agenda prioritaria.

Fuente consultadas por BAE Negocios adelantaron que el debate interno tendrá como objetivo unificar una postura contundente para llevarla al Gobierno nacional. Si bien estará lejos de tomar un rol opositor, la UIA profundizará su mirada crítica hacia la gestión Cambiemos "con la idea de contar las cosas como son para ayudar a mejorar la situación del sector, pero sin guardar nada".

Luego de dos años de diálogo, existe una "sensación" de que la administración central "desplazó" al conjunto de la industria de las prioridades de la gestión. Dentro de la entidad coexisten realidades diferentes: los sectores y empresas con actividad exitosa por el efecto rebote de su cadena de valor, y aquellos que no pueden revertir el estado de situación negativa desde la caída del consumo y la suba de los costos desde 2015.

Esa heterogeneidad, sin embargo, aún no generó grietas en el interior de la entidad más poderosa del país. Pero los problemas de supervivencia de las fábricas pymes alertó a los industriales, que temen que exista una política que tienda a la concentración productiva. Hay sectores que están sobredimensionados. No pueden haber tantas fábricas de un producto cuando la demanda interna y externa es acotada, afirmó uno de los integrantes de la UIA de buen vínculo con el Gobierno.

De la vereda de enfrente, un líder de la mesa chica de la central fabril se lamentó que "no haya políticas que beneficien a las pymes y que tiendan a concentran en menos manos la producción nacional". "Eso tiene un costo social muy grande, con menos puestos de trabajo y una crisis que va a ser difícil de manejar. Las pymes son las que generan mano de obra intensiva", alertó la fuente consultada.

Si bien llamó la atención la contundente postura de la COPAL por falta de financiamiento para la producción nacional, entre los industriales pareció "lógico" que exista cada vez "menos paciencia" ante situaciones que "ahogan la rentabilidad". El reclamo de las alimenticias está relacionado estrechamente con la crisis que atraviesan las economías regionales, que sufrieron el impacto de la eliminación del decreto 814, que permitía a empresas enclavadas en esa región del país a descontar los aportes correspondientes a trabajadores nuevos del IVA.

Con ese escenario que surgió de las convesaciones que mantuvo con los representantes de distintos puntos del país, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, buscará generar una síntesis del estado de situación, con el apoyo técnico de un informe que el CEU presentará para ver en detalle desagregado el andar de cada sector de la industria. Luego intentará ver cara a cara a Mauricio Macri.