En el marco de la reforma de la Organización Mundial del Comercio ( OMC), que será abordada durante la cumbre del G20 que comenzará hoy, uno de los ejes que despiertan mayor preocupación es el ocultamiento de información sobre medidas de defensa y trabas a las importaciones.

Fuentes diplomáticas con sede en Ginebra señalaron a BAE Negocios que entre hoy y mañana, durante la cumbre del G20 en Osaka, se buscarán consensos básicos para mejorar la notificación a la OMC de nuevas medidas de protección comercial, pero que resultan en muchos casos barreras no arancelarias y obstáculos técnicos a las exportaciones e importaciones.

"El problema es transversal a países desarrollados o en vías de desarrollo. No existe un compromiso global de informar a la OMC y el comercio sufre las consecuencias porque aparecen barreras todo el tiempo que no se conocen", afirmaron las fuentes consultadas.

Otro eje muy grave, que no será analizado en el encuentro del G20, pero desvela al director general de la OMC, Roberto Azevedo, es que existen nada menos que 120 acuerdos comerciales regionales que no fueron informados al organismo. Si bien no hubo notificaciones formales, se conoce en Ginebra que los tratados no comunicados involucran a todos los continentes.

“El problema es transversal a países desarrollados o en vías de desarrollo”

El llamado mecanismo de transparencia para los ACR (Acuerdos Comerciales Regionales), nació el 14 de diciembre de 2006. En esa fecha, el Consejo General estableció el nuevo mecanismo de notificación para todos los acuerdos. El ocultamiento de datos sobre medidas antidumping, derechos compensatorios o salvaguardias, ataca directamente al Comité de Acuerdos Comerciales Regionales, que es el órgano examinador de los ACR.

Exceso de aranceles
En los últimos días, la sensación en Ginebra es que aunque haya un acercamiento político entre Estados Unidos y China, el exceso de aranceles se mantendrá en el largo plazo.

"La cuestión arancelaria es un tema a largo plazo porque, aunque ambas potencias llegaran a un acuerdo comercial, se mantendrá el exceso de aranceles" como mecanismo de aplicación y también como parte de la estrategia comercial, especialmente de Estados Unidos, apuntaron desde la diplomacia en Ginebra.

Otra problemática es que China se estaría preparando para adoptar nuevas barreras no arancelarias, como limitar las inversiones estadounidenses, implantar obstáculos regulatorios adicionales, prohibir productos o marcas estadounidenses y aumentar la presión geopolítica, por ejemplo en Corea del Norte o en Irán, país con el que EE.UU. mantiene también una acalorada disputa.