La reunión culminó con la aprobación de un documento titulado "los radicales somos la UCR" en el que responden al comunicado del presidente del Comité Nacional, José Corral, que ayer tituló "los radicales somos cambiemos".

El documento de Setubal reclama el debate interno y rechaza el intento de "licuar el radicalismo en nuevos espacios" y advirtió que "la pretensión de disolver el radicalismo es solo un proyecto suicida para la República"

El comunicado textual dice:

Los radicales somos la UCR.
La reconstrucción del radicalismo.
Pensando en la Republica, salvemos el partido.

La historia reciente deja sus enseñanzas.

Los acuerdos fijados en el marco de los pronunciamientos del máximo organismo partidario, facilitaron el cierre de una etapa y la puesta en marcha de un nuevo clima republicano.

Medio millar de radicales de todas las provincias y CABA, reunidos en Setubal, asumimos ahora un nuevo desafío. Los hombres y mujeres del radicalismo hemos creado este ámbito de debate y reconstrucción porque las instituciones partidarias no habilitan hasta hoy la deliberación horizontal y democrática.

La pretensión de algunos sectores, propios y ajenos, de licuar el radicalismo en nuevos espacios, merece nuestro rechazo total.

Rechazo porque la pretensión de disolver el radicalismo es solo un proyecto suicida para la República que se esta recuperando.

Rechazo porque la identidad partidaria debe preservarse en todos los ámbitos de la representación institucional.

Rechazo porque una democracia con la UCR débil es una democracia frágil.

Por eso reafirmamos:

Nuestra identidad partidaria.

Nuestro compromiso con los desposeídos.

Nuestra demanda de políticas publicas que reparen la fragmentación social, instauren la justicia distributiva, defiendan a ultranza los derechos humanos, recuperen un camino consistente y ecuánime hacia el desarrollo económico e impulsen la integración latinoamericana.

Nuestra exigencia para que el próximo Comité Nacional exprese la identidad partidaria, reafirme la soberanía política del radicalismo, ponga en valor su independencia de criterios, recupere sus niveles de representatividad con la sociedad y establezca un dialogo constructivo con el gobierno.

Nuestra decisión de reclamar a la Honorable Convención Nacional un rol protagónico en la consecución de esos objetivos.

Nuestra convicción de que estamos asistiendo al comienzo de una nueva etapa para el radicalismo como factor de equilibrio garante del sistema político nacional y el reconocimiento a la necesidad consecuente de refuncionalizar su organización.

Una nueva etapa que debe estar caracterizada por la recuperación de la militancia, la horizontalidad en la toma de las decisiones, la reconstruccion de los mecanismos de representación politica, desde abajo hacia arriba de esta herramienta fenomenal que la historia argentina nos ha dado y que estamos dispuestos a recuperar, preservar e impulsar para las próximas generaciones.

En esta dirección, quienes participamos de Setubal, nos ponemos en marcha, hoy, aquí y ahora, junto a sectores de nuestra militancia juvenil, universitaria, barrial y gremial para consolidar este camino iniciado para recuperar la practica democrática interna, el debate de ideas y la formación política de las nuevas generaciones. Orgullosos de nuestra historia, responsables con el presente y asumiendo el compromiso de transformar el futuro dándole continuidad al trabajo cotidiano y militante en cada región y distrito del país.

Como decía Lebensohn: doctrina para que nos entiendan, conducta para que nos crean.