La UIA pondrá sobre la mesa de debate en la Conferencia Industrial del lunes próximo el malestar creciente que existe en las fábricas que integran las economías regionales, que se verán afectadas por distintas medidas que están en la reforma impositiva que el Gobierno envió al Congreso, en acuerdo con los gobernadores. Los impuestos a las bebidas azucaradas, la eliminación de los beneficios por IVA e incluso el incremento que se aplicarán con el nuevo pacto fiscal son algunos de los puntos por los que el empresariado industrial elevará la voz.

Fuentes de la mesa chica de la principal entidad manufacturera adelantaron a BAE Negocios que el ánimo de “preocupación” y “decepción” se acrecentaron en las últimas horas entre pymes y grandes empresas, que lamentan una ausencia de intervención de los funcionarios que interactúan con el sector productivo durante la confección de la reforma tributaria.

Es tan grande el enojo que existe entre los industriales que dejaron como secundario el retraso del dólar en el medio de una competencia con pérdida por la falta de competitividad. Sucede que anuncian una estampida de inversiones a partir del encarecimiento de los costos fijos.

Existe un sector del empresariado estima que la cuenta final sobre las deducciones que generará el nuevo cuadro impositivo. Allí se alinean los que consideran que en la parte de “poner todos el hombro”, al sector industrial le tocará achicar sus ganancias “por un par de años” para poder estar a tono con el “gradualismo” que lleve a “normalizar” la economía.

No es la mirada de los representantes del Interior del país, quienes alertaron en la mesa ampliada de la UIA que “invertir en las provincias será más caro que hacerlo en Buenos Aires o cerca del puerto”.

“En las modificaciones a los aportes patronales se eliminará la reducción del impuesto al IVA que beneficiaba a las fábricas del interior, lo redundará en un aumento de los impuestos”, se lamentó uno de los líderes industriales.

El temor de las economías regionales es que la actividad económica se reduzca a la producción agroindustrial de las materias prima de origen. “Nadie va a querer construir heladeras en una provincia alejada del puerto. Esto atenta contra el federalismo que el Gobierno anunciaba para el país, y que nos había entusiasmado con el Plan Belgrano”, se quejó un referente del interior. Según pudo saber este diario, el reclamo será eje desde el inicio al cierre de la 23º Conferencia Industrial que comenzará el lunes próximo en Parque Norte. Hoy por la tarde, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, junto con el titular de la Conferencia, Eduardo Nougués, y el director ejecutivo de la entidad, Diego Coatz, brindarán una conferencia de prensa con las líneas generales del evento.

Se espera que tanto Acevedo como Nougués hagan mención a la situación, que incluye la fuerte preocupación de la poderosa COPAL, que agrupa a los productores de bebidas con azúcar, las únicas que mantuvieron el peso del incremento impositivo y que no corrieron con la misma suerte que la cerveza o el vino. “La azúcar es un alimento natural que genera muchos puestos de trabajo. El sustituto es de importación. Así se destruirá un sector y no generará nada positivo porque en México la misma medida no disminuyó la obesidad, el presunto problema”, afirmaron desde el sector azucarero.

Habrá un panel en donde se centrará la atención: Reforma tributaria: aportes para incentivar la producción y mejorar la competitividad. Allí se sentarán el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne -autor de la reforma tributaria-; el titular de la AFIP, Alberto Abad; el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Luciano Laspina; con la moderación del presidente del Departamento de Política Tributaria de la UIA, Carlos Abeledo.

Sucede que los industriales consideran que las posibilidades de torcer el rumbo en el Congreso son casi nulas porque existe un acuerdo con los gobernadores. Pero esperarán que el peso del cónclave empresario más poderoso -por su actividad económica- pueda servir para cambiar un escenario “muy peligroso” para el futuro de la industria.

Números privados

La actividad industrial registró en octubre un incremento del 5,3%, y se convirtió en el mes de de mejor desempeño del sector en lo que va de 2017 y el octavo consecutivo con resultado positivo. Así lo refl ejó el Indice de Producción Industrial (IPI) que elabora la consultora Orlando Ferreres, en la que se precisó que con el desempeño de octubre el indicador acumula una suba de 1,7% en lo que va de 2017, mientras que la medición desestacionalizada arrojó un alza mensual del 1%.