El zoológico y el Jardín Botánico de la ciudad de San Pablo, ubicados en una zona de selva urbana, fueron cerrados ayer a raíz de la muerte de un mono por causa de la fiebre amarilla, informaron autoridades locales.

La decisión fue informada por el gobierno del estado de San Pablo, mientras que el ministro de Salud de Brasil, Ricardo Barros, descartó el riesgo de una epidemia y dijo que la situación está "bajo control".

La declaración del ministro del gobierno de Temer fue en respuesta al alerta lanzada por la Organización Mundial de la Salud, que consideró de "alto riesgo" no vacunarse en las zonas con ecosistemas de riesgo, como en el estado de Río de Janeiro, San Pablo y Bahía.

La muerte de un mono por fiebre amarilla en el barrio de Jabaquara, donde están ubicados el zoológico y el jardin botánico de la ciudad de San Pablo llevó a las autoridades a cerrar sus puertas en el momento de más visitas, las vacaciones escolares de enero en la urbe más grande Sudamérica. Desde julio, 20 personas murieron a causa de fiebre amarilla según datos del Ministerio de Salud.