La CGT, inmersa en la caldera política que desató el debate "hiper exprés" en comisión de la reforma previsional, capítulo fuerte del plan de modificaciones que ejecuta Cambiemos, tuvo a Juan Schmid como portavoz del rechazo al capítulo que incluye a actuales y futuros jubilados. "Estamos terminantemente en contra. No aceptarmeos cálculo alugno que vulnere el poder adquisitivo de las jubilaciones", refrendó el titular de la CATT, donde confluyen los sindicatos del transporte.

A la luz de lamentar que no haya existido cabida para los dirigentes gremiales, en buen número, en las últimas contiendas electorales, la mesa chica de Azopardo se reunirá mañana, para convocar a su vez al consejo directivo, que se pronunciará respecto a éste y otros temas.

Sin horario confirmado la reunión de los principales dirigentes de la CGT, la sede de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) que conduce Andrés Rodríguez será el escenario del debate previo a la discusión del consejo.

La agencia oficial Télam resumió los dichos de una fuente de la central respecto a posicionamientos: "No es seguro que la protesta sea un paro general o una movilización hacia el Congreso. Casi con certeza se analizará que los trabajadores de todos los gremios confederados en la central sindical realicen asambleas en las empresas y fábricas en los variados turnos laborales".

Otras fuentes le reiteraron a este diario que la solución es "política y no sindical", más allá de la frontera que pueda defender Azopardo o las organizaciones que junto a la Corriente Federal, Camioneros, las CTA y la Izquierda se pronunciaron hace días en el Congreso. Prueba de ello, un tweet con el que el titular del sindicato Argentino de Trabajadores Horticultores y Agrarios, Gustavo Arreseygor cruzó a Schmid en esa red social, respecto de la reforma previsional. "Por qué no se dejan de joder, pedazo de tibios", escribió ese secretario general.