El presidente Mauricio Macri pidió renovar el compromiso de poner el Estado "al servicio de la gente" y no para "acomodar parientes y amigos de la política". Sus dichos se dan horas después de conocerse que Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo, fun nombrada en en directorio del Banco Nación.

La referencia del jefe de Estado, que buscó apuntar contra la administración kirchnerista, llegó fuera de tiempo. Nadie se atrevió en el Gobierno a interpretar sus dichos como un cuestionamiento al titular de la cartera laboral.

Menos en tiempos de negociación de la reforma laboral, un objetivo que el Gobierno pensaba al alcance de la mano pero que cada vez parece alejarse más.

"Se acerca fin de año y la Navidad" por lo que "tenemos que renovar el compromiso" para seguir "trabajando juntos, diciendo la verdad y poniendo el estado al servicio de la gente y no de la política", precisó Macri.

"Acá hay muchos lugares donde se ha usado al Estado para generar lugares donde acomodar a los parientes y amigos de la política", afirmó Macri, quien además aclaró que así "eso no funciona".

En declaraciones formuladas a la prensa desde Entre Ríos, tras encabezar un acto, el Presidente precisó que desde el gobierno buscan "tener un gasto responsable porque no podemos seguir endeudando la Argentina".

Al respecto, indicó que "eso es confiscar el futuro de nuestros hijos y nietos", y aclaró que "tenemos que tener un estado que funcione al servicio de la gente".

Por otra parte, habló sobre la reducción de gastos al reiterar su llamado en el que se incluyó, donde "todos nos hagamos responsables de construir soluciones para la gente".

En este sentido, aclaró que el pedido incluye "al presidente, los gobernadores, los empresarios, sindicatos y la justicia", a quienes les pidió hacer aportes "con generosidad" para "construir previsibilidad y reglas de juego claras, para que Argentina pueda crecer durante 20 años".