Unas 600.000 personas se verán beneficiadas por el nuevo Parque del Bajo, un pulmón verde ubicado entre las avenidas Belgrano, Corrientes, Leandro N. Alem y Huergo, que fue inaugurado ayer por autoridades del gobierno porteño.

El corredor, que une la plaza de la Aduana, los jardines del Edificio Libertador y la plaza frente al ex Correo Central, fue modificado con el desplazamiento de monumentos y el cambio de calle para agregar más de 13,6 hectáreas nuevas de espacios verdes.

"Ojalá que muchos porteños disfruten del espacio público de esta ciudad", aseguró el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y agregó que este parque "es un paso más" hacia sumar en la Ciudad 110 hectáreas verdes nuevas.

El Parque del Bajo está integrado por la Plaza Perón (15.000 metros cuadrados de superficie), la Plaza CCK (30.000 metros cuadrados) y la Plaza del Ministerio de Defensa (57.000 metros cuadrados). Unificó diez hectáreas de parques, plazas y plazoletas y en él hay nuevas ciclovías, cruces peatonales, postas aeróbicas y juegos infantiles, precisaron los funcionarios.

Hoy Buenos Aires tiene 6,1 metros cuadrados de espacio verde por habitante, tres metros por detrás de lo que sugiere como mínimo la ONU. Según el último relevamiento del GCBA, los espacios verdes tampoco se encuentran distribuidos equitativamente. Barrios como Retiro, Puerto Madero, San Telmo, Monserrat y Constitución tienen 18,5 m por habitante, mientras que otros como Balvanera, San Cristóbal, Boedo y Almagro contabilizan apenas 0,4 m de máximo.