En una medida sorpresiva y polémica, el juez federal Claudio Bonadio dispuso ayer el procesamiento con prisión preventiva de la expresidenta y actual senadora nacional, Cristina Fernández de Kirchner, sobre quien pidió su desafuero en el marco de la investigación por el presunto encubrimiento a ciudadanos iraníes que habrían participado en el atentado a la AMIA, causa en la que además quedaron detenidos el ex secretario de legal y técnica de presidencia, Carlos Zannini, el dirigente piquetero Luis DElía, el ex líder de la agrupación Quebracho, Fernando Esteche y el dirigente islámico, Jorge Khalill.

En su resolución de 365 páginas, Bonadio también le trabó un embargo por 50 millones de pesos a la ex mandataria, a quien acusa por los presuntos delitos de "traición a la patria" y "encubrimiento agravado", en base a la denuncia iniciada en enero de 2015 por el fallecido fiscal Alberto Nisman, mientras que en los considerandos del procesamiento, el controvertido juez entendió que a raíz de sus contactos, Cristina "puede entorpecer la causa", por lo que avanzó en el pedido de prisión preventiva.

El magistrado dispuso además el arresto domiciliario del ex canciller Héctor Timerman y les dictó el procesamiento sin prisión preventiva, al diputado nacional Andrés "Cuervo" Larroque, y al ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia Oscar Parrilli, a quien era su segundo en ese organismo, Juan Mena, a la ex Procuradora del Tesoro Angelina Abbona, al Secretario de Relaciones Exteriores Eduardo Zuaín y al ex espía Allan Bogado, a quienes también les trabó embargos millonarios y les prohibió la salida del país.

En tanto, el magistrado les dictó la falta de mérito al ex secretario privado de Timerman, Luciano Tanto Clement y a su asistente Alberto Mercado, al igual que al embajador Alberto DAlotto y a la ex funcionaria de Cancillería, Susana Ruiz Cerutti.

La detención de Zannini tuvo lugar en la madrugada de ayer en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, mientras que DElía fue arrestado en su domicilio de la localidad bonaerense de Laferrere, pese a que se le había otorgado la eximición de prisión, en tanto que pasado el mediodía, Esteche se entregó en la sede de la comisaría N º 46 del barrio porteño de Retiro.

Una vez conocida la resolución judicial, desde diversos sectores de la oposición llovieron los cuestionamientos contra el juez y el gobierno de Cambiemos, ante lo que consideraron mdidas "arbitrarias, ilegales y sin fundamento".

"Tengamos acuerdo o no, el Memorándum (de Entendimiento con Irán) fue votado por el Congreso; no es una medida judiciable", sostuvo a través de la red social Twitter, la legisladora por el FIT Myriam Bregman, quien agregó que "Bonadio toma una decisión política, no jurídica"

"La decisión del juez Bonadio es provocadora y el pedido de desafuero un disparate", dijo por su parte el senador Fernando "Pino" Solanas, quien advirtió que el Memorándum con Irán "no puede ser constitutivo de un delito como se lo quiere hacer aparecer, debido a que es una ley del Congreso.

Para el legilador el mismo "puede ser discutible, cuestionable, nulo" pero en caso de ser "delictivo, serían cómplices todos los legisladores que lo aprobaron".

En tanto que desde el bloque de diputados del FpVPJ repudiaron la decisión judicial y acusaron al presidente Mauricio Macri de ser "el primer responsable de esta persecución".

"El Consejo Nacional del Partido Justicialista no puede ni va a permanecer en silencio ante semejante atropello judicial y mediático, que sólo busca profundizar el clima de revancha social", se advirtió a través de un comunicado que lleva la firma de su titular, el diputado José Luis Gioja.

En esa misma dirección se expresaron los 40 intendentes y los legisladores del peronismo bonaerenses congregados alrededor de la lista de Unidad y Renovación que conducira los destinos del PJ en la provincia, quienes advirtieron que "la democracia se sostiene en el disenso y la pluralidad de voces" por lo que "la justicia debe actuar de manera independiente, buscando siempre la verdad, no como herramienta de persecución política".

  • Quién es quien para pedir las prisiones, según Bonadío

El juez federal Claudio Bonadio le otorgó a cada uno de los imputados y con pedido de detención un rol preciso en la maniobra denunciada por el fiscal de la causa AMIA Alberto Nisman, respecto de la actuación en la firma del Memorando de Entendimiento con Irán, de acuerdo a la función que cumplía cada uno en ese entonces.

Cristina Fernández: impartió las ordenes para encubrir a los iraníes acusados por el atentado.

Carlos Zannini, secretario Legal y Técnico: “Si bien negó su participación en los sucesos investigados, las constancias referidas, permiten afirmar que tuvo una intervención activa en todo el proceso de elaboración y puesta en marcha del Memorando”.

Héctor Timerman, ministro de Relaciones Exteriores: “Sin tener siquiera la mínima formación universitaria mucho menos ningún conocimiento jurídico -ni que decir de procesal penal o de derecho internacional-, redactó un instrumento de tal naturaleza e importancia, sin contar con la opinión de expertos y de los organismos especializados de cancillería, a los cuales ni siquiera consultó”. Bonadío le otorgó prisión domiciliaria por su delicado estado de salud. n

Luis D´Elía: “Fue intermediario entre el gobierno nacional y personas vinculadas al régimen iraní, trasmitiendo comunicados en miras de avanzar en la puesta en marcha del plan delictivo investigado”.

Fernando Esteche, líder de Quebracho: “Tenía conocimiento de las negociaciones llevadas a cabo con Irán y de los intereses que enmascaraba la firma del memorando por lo que tuvo un rol imprescindible”.