En una decisión sorpresiva y con consecuencias impredecibles, la jueza federal con competencia electoral, María Romilda Servini, intervino ayer el Partido Justicialista nacional y designó al frente al sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo, para que "normalice" el órgano partidario.

Desde el justicialismo, el titular del partido a nivel nacional, José Luis Gioja, anticipó que apelará hoy la intervención, al considerar que la resolución de la magistrada "es una intromisión y una judicialización de la política" y acusó al presidente Mauricio Macri de estar detrás de la decisión.

La intervención se generó a partir de un pedido de los dirigentes sindicales Carlos Acuña (estaciones de servicio), Oscar Rojas (maestranza) y Horacio Valdez (vidrio) para que la justicia declare "el estado de acefalía" del partido. Los peticionantes estimaron que "ninguno de quienes arrogan el mandato de afiliados, a la fecha cumplen ese requisito" de conducir el partido y representar a los afiliados. "Estos impresentables, sumando a los compañeros que solo en base a voluntarismo, mal pueden pretender ejercer un mandato que no existe", señala el escrito presentado ante la Justicia. Según dispuso la jueza, Barrionuevo deberá realizar "un inventario de bienes muebles e inmuebles" como así también "informar sobre la situación económico financiera de la entidad".

Barrionuevo, cuyo mandato se extenderá hasta que la Justicia considere "normalizado" el partido, también deberá presentar ante la magistrada un "informe mensual detallando las actividades desarrolladas" para cumplir con la intervención y el ordenamiento del partido.

En el mismo trámite, la jueza dispuso la creación de una comisión asesora conformada por tres miembros que serán designados por el juzgado para secundarlo en la tarea.

"No me cae como un balde de agua fría, porque siempre hay personas que quieren que el justicialismo tenga un tropiezo", acusó Gioja y señaló que "el partido está normalizado".

El fallo de Servini incluye consideraciones que distan de sumar argumentos a la decisión, como por ejemplo ameritar que "la derrota en los comicios presidenciales como así también el fracaso en el acto electoral para elegir gobernador en el distrito más grande del país, han provocado una crisis en la conducción partidaria difícil de superar".

A esa crisis, Servini sumó en su resolución que "el grado de división alcanzado, con líneas internas partidarias que se ubican en las antípodas del pensamiento político, ha creado una situación crítica insostenible que de permanecer en el tiempo, podría afectar la propia existencia del partido".

En la resolución de doce páginas firmada ayer, la jueza habla de "vaciamiento partidario" en base a que "en los últimos comicios nacionales y provinciales del año 2017, reconocidos dirigentes partidarios apoyaron candidaturas de partidos o frentes políticos de los que el justicialismo no formó parte o directamente se han postulado como candidatos de esas agrupaciones que compitieron en el último proceso electoral contra el partido fundado por el General Perón".

En ninguna parte del escrito, la jueza fundamenta los motivos que la llevaron a elegir a Barrionuevo para cumplir la función.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos