Ni siquiera a fuego lento el Gobierno considera por estas horas validar el acuerdo salarial de los Camioneros, que representan Hugo y Pablo Moyano, en rigor del 23% por 6 meses. De cumplirse los plazos legales para la revisión técnica y legal del pacto entre ese sindicato y los empresarios nucleados en Fadeeac y no llegar el visto bueno oficial, los jefes gremiales activarán medidas de fuerza.

"Logramos el acuerdo por 6 meses, defendemos a ultranza el convenio de nuestros compañeros y también el bono de $20.000", le resumió Pablo Moyano a BAE Negocios y diario Crónica. Su padre anticipó que a principios de agosto habría medidas directas para defender lo firmado ante los empresarios. En la negociación que se constituye como la madre del resto de las paritarias en la era Cambiemos, a nivel referencia de punto máximo como los acuerdos de aceiteros y fricción política aleatoria, el rol del Gobierno no se circunscribe a monitorear el paso a paso de la pulseada.

En la cartera laboral, la medida ideal con techo protegido es de 12 meses. Incluso en la misma jornada que las actas de Camioneros fueron por carril lento a mesa de entradas se validaba el acuerdo de Alimentación en 38%. Para la homologación tácita existe un plazo máximo de 30 días hábiles, empero antes de las medidas de fuerza Camioneros analiza judicializar el caso, ya que el primer aumento se negoció con los haberes de julio. La versión 2018, viene a cuento, tuvo estos carriles y victoria para los Moyano. La letra chica de lo firmado incluyó un nuevo encuentro en enero, para concretar el segundo tramo. "Es una paritaria anual pero desdoblada", justificó Moyano a este diario. En palabras de Trabajo, las actas pasan por la etapa de "control de legalidad correspondiente".

El Fresimona, la Corriente Federal y las CTA se reúnen para analizar el escenario laboral

Para Pablo Moyano tampoco la segunda etapa no es una cláusula de revisión: "Nos juntaremos a ver la proyección de los próximos seis meses y concretar la cifra", dijo. La puja no sólo abarca la cuestión porcentual, el Ejecutivo buscó, y busca, que Camioneros acepte resignar puntos de su convenio hacia una reforma laboral. Fue Fadeeac quien solicitó, en carta firmada el 12 de junio, "algunos puntos, meramente enunciativos para ser incorporados a la negociación colectiva para su tratamiento", escribieron los empresarios. La respuesta sindical fue breve y precisa: "No vamos a permitir la reforma laboral", resumió Pablo.

Reducción en la liquidación de las horas extras, extender el transporte de larga distancia a 300 kilómetros (actualmente es de 100km), reducir el adicional por antigüedad, eximir el pago por comida en algunos casos, y un sistema de suspensión de personal, fueron algunos de los ítems que la cámara planteó. "Los costos de los insumos encarecen la logística, y no el salario", acotó Omar Pérez, secretario de políticas del transporte en Camioneros. Mientras la tensa vigilia acompaña la edición paritaria 2019 de los choferes, el Frente Sindical, la Corriente Federal y las CTA se reúnen mañana. El contexto económico y social, y las negociaciones de cada sector serán evaluados por los referentes sindicales.

Ver más productos

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos