Un problema no menor atraviesa la grieta desde la última etapa del gobierno kirchnerista y lo que va de la gestión de Cambiemos: se trata de la merma en la cantidad de acuerdos paritarios homologados. En 2014 bajo la presidencia de Cristina Fernández las homologaciones fueron 2.040, con promedio de paritarias suscriptas en el 29,7%, el nivel inflacionario que ofrecían las consultoras privadas era el 39,5% anual.

Un año después la homologación alcanzó a 1988, retracción considerada importante en rigor de que se trató de un año electoral donde el oficialismo, sea cual fuere, busca mejorar su estadística al respecto. La inflación rondaba los 31 puntos. Datos que también ofreció y sobre los cuales editorializó el sitio web mundogremial.com. Para 2016 las homologaciones bajaron un 15%, con respecto al año anterior y totalizaron 1717. El promedio de los acuerdos estuvieron por encima del 25% y la inflación ese año según el IPC Congreso fue del 40%.

Ya en 2017 hubo 1088 paritarias homologadas, un número similar al del 2006, lo que muestra un fuerte retroceso salarial y una perdida de poder sindical de negociación. La homologación es la tercera etapa de esa puja salarial. Implica la legitimidad de lo discutido en las mesas respectivas de organizaciones sindicales, patronales y el Estado. El coordinador del Observatorio de Derecho Social de la CTA Autónoma (CTAA), Luis Campos, le expresó a BAE Negocios que la caída de las homologaciones en 2017 "fue brutal, tanto que habría que buscar más de una razón, tanto materiales como administrativas". El experto acotó que si bien el año pasado, de acuerdo a las estadísticas, "el salario real no cayó tampoco recuperó la pérdida experimentada en 2016. Una realidad diferente al bienio 2015/2016".

Casi a título de atenuante, algunos asesores de organizaciones sindicales consideran que la baja en las homologacioines no implica "per se" un descenso en la energía gremial para la negociación tripartita. Existen en ese marco a consideración de las fuentes consultadas demoras administrativas y no en rigor de tirantez de le pulseada. Ahora en consideración a la temporada 2018 de paritarias admiten que existe una fortísima presión para que los acuerdos se suscriban como máximo en el 15% sin cláusula gatillo o "con la máscara de un acuerdo para reabrir la mesa de discusión en algunos meses" siempre en rezo pertinente a que la inflación no se dispare más que lo que detona por estos tiempos haciendo blanco en la meta de los incrementos de precios.

Durante el último anuncio de los datos oficiales sobre empleo registrado en el Ministerio de Trabajo este medio consultó a los funcionarios del área laboral sobre la cuestión. Allí consideraron que no aprecian baja alguna y que el nivel de las paritarias acordadas desde el inicio de la gestión Cambiemos es apreciable lo que también les permite ser optimistas respecto de los meses por venir en cuanto a la relación con sindicatos y empresas.

Similar respuesta ofrecieron fuentes de la gestión gubernamental anterior respecto de que no dejaron su correspodiente mandato apreciando variaciones en baja sobre la validación formal de lo acordado en las mesas de discusión salarial.

En simultáneo versiones que alcanzan a ámbitos sindicales y de abogados laboralistas señalan que la estadística desde 2014 a la actualidad no ofrece sintomas adecuados y otros aventuran que "son las huellas de la reforma laboral en capítulos".

Llueve sobre mojado

A la hora de sumar datos duros se puede acercar el último informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) que con sede en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) que integran sindicatos de la CGT y la CTA también reportan que el salario real en el primer bimestre del año fue 1,7% inferior al del mismo período de 2017. Recordemos que, en promedio, en 2017 el salario real había crecido 3%, tras haber caído 5% en la media de 2016.

El rector de la UMET, Nicolás Trotta, consideró que en los valores que se negocian salarios no se compensa el deterioro del poder adquisitivo del Gobierno, "el interanual a febrero es de 26% y este año no será menor a los 20 puntos".

El IET también precisó un índice inflacionario del 2,4% para febrero. Además, se relevó que la inflación interanual alcanzó un 26,3%, siendo la cifra más alta de los últimos meses. Mientras tanto, la inflación acumulada en el primer bimestre es del 4,4%; por lo que para lograr la meta planteada por el Gobierno del 15%, los precios debieran subir a razón del 1% mensual.