La noticia de la explosión en el submarino ARA San Juan, con 44 tripulantes a bordo, profundizó las internas entre el ministerio de Defensa y la Armada Argentina. En la Casa Rosada descartan impulsar cualquier cambio de funcionarios en medio de la búsqueda del sumergible, sin embargo los jefes de las tres Fuerzas Armadas tienen los días contados.

La decisión de cambiar la cúpula del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada ya estaba tomada antes de que desapareciera el submarino ARA San Juan, según aseguraron a BAE Negocios tres fuentes del Poder Ejecutivo. Por el momento, no avanzarán en esa dirección, al menos hasta que el presidente Mauricio Macri tenga más precisiones sobre qué pasó con la embarcación y logren ubicarla.

Como primer paso desde el ministerio de Defensa, que conduce Oscar Aguad, abrieron un sumario interno a 40 integrantes de la Armada -incluido a su jefe, el almirante Marcelo Srur- para investigar responsabilidades en el accidente del sumergible.

“Si alguien le hubiera dicho al submarino que regrese cuando comunicaron que había una avería, estarían todos vivos. Si no lo hacía el capitán del submarino, lo tendría que haber hecho el jefe de la Armada”, manifestó una fuente del Ejecutivo. En sintonía con los dichos de algunos familiares, añadió: “Hay un informe de hace tres días que dice que hubo una explosión. En la Armada estaban al tanto y ocultaron la información”.

Sin embargo, ayer por la mañana, el vocero de la Armada, Enrique Balbi, ratifi có los tiempos informados por la Armada sobre la explosión.

Aunque algunos hombres cercanos al primer mandatario intentan apaciguar las aguas y aseguran que no existe ningún malestar con la Armada, la tensión entre esa fuerza y el ministerio de Defensa comenzó apenas se supo públicamente de la desaparición del sumergible. “No sólo el ministro se enteró por los medios de que había desaparecido un submarino, sino que además no se le informó que había una avería en el sistema de baterías”, explicaron desde el Gobierno.

Por lo bajo, algunos funcionarios criticaron a Aguad por su “inexperiencia” en temas referidos a Defensa y lo que catalogaron como “errores en la comunicación” de lo que sucedió con la embarcación que desapareció hace nueve días en el Océano Atlántico.

Al igual que con otros integrantes del Gabinete que fueron cuestionados durante sus dos años de gobierno, esta vez Macri tampoco está dispuesto a entregar la cabeza de Aguad. No sólo porque fue uno de los primeros radicales en integrarse al armado macrista que luego devino en la alianza Cambiemos, sino además porque cuenta con algo más que la estima del Presidente. En caso que alguien tenga que pagar el costo por la desaparición del submarino ARA San Juan, será Srur. De eso no hay dudas en la cúpula de PRO, más aún cuando ya era una decisión tomada de antemano.