n El regulador bancario de Turquía, BDDK, anunció ayer que limitará las transacciones con moneda dura en sus distintas variantes a los bancos turcos con inversionistas extranjeros al 50 por ciento del capital. En un comunicado, el BDDK dijo que la tasa se calculará diariamente y que las nuevas transacciones no se realizarán ni renovarán hasta que el exceso actual del monto se haya reducido a la mitad del capital de las entidades.

Esta fue la primera de una serie de medidas que el ministro de Finanzas turco Berat Albayrak, anunció que tomará a partir de hoy después del derrumbe que sufrió la lira en la última semana y que continuó el lunes con un descenso de más del 7% en los mercados asiáticos, los primeros en abril del mundo.

El futuro de Turquía tiene relevancia para la Argentina porque se trata de dos economías que han quedado asociadas como riesgosas dentro de los países emergentes, por sus abultados déficit de cuenta corriente y tamaño similar en cuanto a población y PBI.

Albayrak consideró el desplome de su moneda como un "ataque", en el marco de la tensión que mantiene esa nación con Estados Unidos, que la semana pasada le impuso sanciones por no liberar a un pastor norteamericano.