La discusión salarial de los docentes bonaerenses llegó al puerto esperado para la Gobernación de María Eugenia Vidal. Incluso en una víspera con alertas respecto a la inflación, el pacto celebrado con actualización trimestral en virtud del aumento sostenido de precios, más el recupero 2018 del 15,6% en dos pagos cierra un frente de conflicto apreciable. No obstante el Frente de Unidad (FUD) sufrió un impacto en su línea de flotación ya que Udocba no prestó conformidad al acuerdo y propone mantener la discusión abierta, de acuerdo a la voluntad de sus afiliados.

Vidal resaltó que el acuerdo "se logró con la responsabilidad de todos los miembros" de su gabinete y que para hacer efectiva la mejora se le exigirá un esfuerzo "a todas las áreas con excepción de las que revisten carácter social" léase Salud o Desarrollo Social. La edición 2019 de una paritaria referencial, fenecida la negociación nacional, según destacó la mandataria llegó "con los chicos en la escuela y los maestros enseñando". El resumen señala que hubo 25 reuniones dónde se negociaron 15 propuestas diferentes. Para los datos duros el detalle contempla: el 15,6% en concepto de la pérdida adquisitiva del salario durante 2018, a pagarse un 5% en marzo y 10,6% en julio, mientras que para este año se establece una revisión trimestral en función de la inflación con cláusula gatillo.

Udocba resaltó que su negativa al acuerdo no resquebraja el FUD e insisten por mayor diálogo

En rigor económico, para poder honrar la paritaria docente Vidal no minimizó que habrá un ajuste en los diferentes ministerios que será supervisado "para hacer valer el presupuesto, que es de los bonaerenses". En partitura de año electoral la Gobernadora no soslayó un mensaje postdatado: "Si sienten que cometimos errores, les pedimos perdón. Somos un equipo con buena fe, pero no somos infalibles", manifestó.

Para la FEB de Mirta Petrocini y el Suteba de Roberto Baradel fue decisivo que se asumiera el compromiso de no descontar los días donde los trabajadores cumplieron medidas de fuerza, contemplación de las cuestiones de infraestructura y un corte a los sumarios contra docentes. Por medio de encuestas en sus organizaciones determinaron que la mayoría de afiliados aprobaba la firma paritaria. Udocba en cambio, mantuvo sus reservas, realizó la consulta a sus afiliados y mantuvo su negativa. El titular de esa unión Miguel Díaz le destacó a BAE Negocios que "no hay una fisura en el Frente de Unidad, por nuestros afiliados y como responsables de esos compañeros desde Udocba consideramos que hay que seguir negociando".

Empero en el mismo frente docente se lamentó que la cohesión de los dos últimos años no se haya mantenido, incluso poniendo el acento que si bien 2019 la paritaria "fluyó" más allá de desencuentros esperables, en 2018 "sin urgencia electorales para el Gobierno", se intentó "disciplinar" a los sindicatos incluso a los que rubricaron esta paritaria.