Los gremios docentes rechazaron la nueva propuesta de recomposición salarial que el Gobierno bonaerense ofreció ayer, que no modificó el aumento ofrecido originalmente del 15 por ciento en tres tramos y sí agregó un reconocimiento anual por presentismo para este año de hasta 6.000 pesos, complementario al premio de 4.500 pesos para quienes tuvieron asistencia perfecta en 2017.

La propuesta contemplaba que los 4.500 pesos por presentismo del año pasado se depositaran el 2 de marzo, mientras que el reconocimiento para este año 6.000 pesos se destinaría a los docentes con asistencia perfecta, otro de 4.500 pesos para los que tuvieran hasta 4 días de ausencia y otro de 3.000 para los que tuvieran hasta 8 faltas.

La iniciativa establece que algunas modalidades de licencias pueden ser tomadas, sin afectar el presentismo, por lo que las faltas señaladas corresponderían a las que excedan las licencias "autorizadas".

Durante la reunión paritaria, en la sede del Ministerio de Economía, en La Plata, el Gobierno no modificó su primer oferta en cuanto a niveles de recomposición y los tramos -5 por ciento en enero, mayo y septiembre-, aunque añadió el reconocimiento por presentismo, un ítem que es fundamental para la administración de María Eugenia Vidal.

Según los datos que maneja el Gobierno, durante 2017, la provincia de Buenos Aires pagó en suplencias docentes 19 mil millones de pesos debido a que se otorgaron en promedio 117.343 suplencias por mes, lo que representa un ausentismo del 17 por ciento.

Buenos Aires quiere sumarse de esa forma a otros estados que ya pagan presentismo a los docentes, como la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Santiago del Estero, Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, Misiones, Formosa y La Pampa.

De acuerdo con la propuesta de aumento salarial rechazada por los gremios, el salario promedio pasaría de 24.659 a 28.358 pesos, y el de un maestro ingresante (1 por ciento de los docentes) de 12.500 a 14.375 pesos.

Una fuente del Gobierno aclaró que las faltas que quedan exceptuadas del presentismo son las que se motivan en maternidad, donación de órganos, desempeño por mayor jerarquía, vacaciones, profilaxis, ART, citación de autoridad competente, duelo, estudio y violencia de género, entre otras.

La propuesta del gobierno no incluye la denominada cláusula gatillo, de actualización de salarios por inflación, que los gremios reclaman y consideran "imprescindible en la negociación".

"La provincia está en condiciones de hacer una oferta mejor y si no lo hace hay una decisión política de bajar los salarios de los docentes, lo cual no vamos a aceptar", afirmó el titular de Suteba, Roberto Baradel, tras el encuentro.