"Una de las cosas que me planteé fue que esta gente quiere que yo sufra, por lo que me propuse prepararme intelectualmente para salir mejor". Fue entonces que con la disciplina de un cuadro político y dispuesto a no distraerse, comenzó a "estudiar semiología para enfrentar mejor a este gobierno, porque ellos con el discurso te sacan de la cancha y nosotros tenemos que ver como desactivar ese relato y ganar en precisión".

Carlos Zannini podrá comenzar a poner en práctica lo que pensaba días antes de salir en libertad, cuando todavía estaba detenido en el Complejo Penitenciario 1 de Ezeiza. Allí supo pasar su tiempo en el pabellón 6 compartido con otros trece reos, entre ellos Carlos Kirchner, primo hermano del extinto ex presidente; el intendente de Río Grande, Atanasio Pérez Osuna, algunos presos acusados de narcotráfico y otros detenidos por la presunta difusión de los datos por el blanqueo de capitales. Zannini tenía la certeza de que al presidente Mauricio Macri le iba a costar cara la prisión de los ex funcionarios kirchneristas que se encontraban cautivos merced a una sucesión de fallos judiciales cuanto menos cuestionables y así lo transmitió durante una visita organizada por la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, que acompañó BAE Negocios. "Metiéndonos presos podrán asustar a algunos, pero de esta manera no van a resolver los problemas políticos del gobierno", reflexionó Zannini, quien se preguntó: "Si se pudo tramitar parte de la causa AMIA con (Carlos) Menem, (Rubén) Beraja y otros en libertad ¿por qué nosotros no podemos estar en la misma situación?".

Durante el tiempo que estuvo preso, el ex Secretario de Legal y Técnica no pudo cruzarse con Luis D'Elía, alojado a unos 150 metros, y quien salió en libertad el mismo 24 de marzo, desmejorado a consecuencia de un doble by pass y de una diabetes persistente.

"No nos dejaban ver con Kirchner y Zannini", diría el líder piquetero al referirse a su situación carcelaria. "En mi causa salió sorteado un tribunal que no era imparcial, el memorándum no es un hecho judiciable porque fue aprobado por el Congreso y no se rechazaron todos los recursos presentados, pero fuimos a la Comisión Interamericana y en algún momento pensamos en llegar a la Corte".

Por entonces, D'Elía advertía sobre la necesidad de "una campaña por los presos políticos", confesaría que "los muchachos del Suteba" le compraban los remedios y se mostraba orgulloso de la solidaridad recibida. Ahora ya puede ir personalmente a agradecer.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a los santos Timoteo y Tito.

La Iglesia recuerda a los santos Timoteo y Tito

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos