Mucha gente mantiene una tendencia contraria a la apertura mental. Beneficios personales, fanatismos políticos y religiosos, discriminaciones por edad o por discapacidades, desprecio hacia otras razas,ideologías extremas.Muchas personas se mueven exclusivamente en sus propios intereses.

Los niños, con una cantidad muy reducida de ideas preconcebidas, representan el paradigma de la mente abierta. Los adultos, por el contrario, trabajamos con programas ya elaborados que vamos modificando, puliendo, perfeccionando. Estos esquemas se transforman en resistencias frente a lo nuevo. Alimentan el miedo al cambio e influyen en aspectos muy importantes de la vida cotidiana.

Las personas que no poseen apertura mental son poco o nada flexibles y les asusta demasiado lo desconocido. No tienen la habilidad para modificar la opinión propia y aceptar las ideas de otros; se los considera "cerrados" o "estructurados".

Es necesario pensar diferente para liberarse de las propias limitaciones. Hombres y mujeres de mente abierta arriesgan, se atreven, exploran, no se quedan con la opción más fácil. Son buscadores incansables, inconformistas serenos, siempre dispuestos a aprender de todos y de todo. La mayoría de los avances y logros alcanzados por la humanidad han sido llevados a cabo por aquellos que tenían la fortaleza de una mente abierta, cuestionadora y sin límites.

Permanecer mentalmente en apertura significa cuestionar lo que ya conocemos y lo que ya hemos construido; mantener una actitud abierta a opiniones, a oportunidades nuevas, a evolucionar y a experimentar. Es estar preparados a pensar, sentir y actuar, adaptándonos a las situaciones y olvidándonos de antiguos esquemas, modelos o patrones adquiridos en nuestra trayectoria de aprendizaje.

Una mente abierta tiene muchas más posibilidades de ser partícipe de cambios constructivos. Es saber que más allá de nuestro punto de vista, existen otros muchos, muy diferentes, no necesariamente erróneos o confundidos;miradas complementarias sobre un mismo objeto.Es muy común que estemos amoldados a unos hábitos, a una rutina, y solo veamos las cosas en blanco o negro porque estamos "cómodos" con nuestra forma de pensar. Sin embargo, el mundo está lleno de colores, de matices, y las posibilidades son infinitas.

Una actitud rígida nos dificultará avanzar en la vida; muchas estrategias, opiniones y creencias pueden transformarse en obstáculos. Por eso se hace necesario la flexibilidad mental y el abandono a intentar caminar sobre seguro. Decía Lao Tse : "El agua lo vence todo porque se adapta a todo".

Muchos dicen que en boca cerrada no entran moscas. En el caso de las "mentes abiertas" existe otro peligro: pueden entrar muchos errores y sofismas que luego se multiplican contaminándolo todo. Hay que ser objetivos en esto; una "mente abierta" es, al mismo tiempo, una mente inquisitiva, que analiza y pone a prueba todo, con tal de discernir qué es falso y qué es real. Examina algunas corrientes que vuelan de mente en mente, y que se disuelven cuando las miramos bajo la lupa, inquisidora y audaz, de la inteligencia.

No es bueno creer todo lo que se ve en la televisión o se lee en las redes. Disponer de un pensamiento crítico es poco más que una necesidad vital. Si admitimos que transitamos una "crisis de la veracidad", donde a menudo se apela a nuestras emociones como una manera de influir sobre nuestras acciones, es esencial que reaccionemos frente a ello y que lo hagamos del mejor modo.Algo tan simple como aplicar un sano escepticismo, combinado con una adecuada ética personal y una mente más abierta, nos puede permitir sobrevivir mucho mejor. Y no dejar que perduren las mentiras aunque nos beneficien.

Nadie llega a este mundo con una aptitud innata para aplicar el pensamiento crítico a lo que sucede en su contexto. Esta habilidad se entrena, se aprende, se interioriza y se transforma en base a nuestras necesidades, personalidad y experiencias. Es una retroalimentación continua donde se nos exige no ser pasivos, no ser conformistas y aplicar a diario una buena motivación.Si fuéramos capaces de usar un pensamiento más crítico, también descubriríamos y disfrutaríamos de nuestra capacidad para contemplar diferentes puntos de vista. Adaptarnos, sí; pero sin dejar de pensar.

"A la orilla de un río, un roble fue derribado por una tormenta.Arrastrado por la corriente, una de sus ramas se encontró con un juncal crecido cerca de la ribera. El impacto produjo un gran desconcierto en el roble.No pudo evitar preguntarle a uno de los juncos, cómo había logrado mantenerse sano y salvo, en medio de una tempestad que, por su furia, incluso había sido capaz de arrancar de raíz un roble. El porqué, dijo el junco, es muy simple: yo logro mi seguridad mediante una habilidad opuesta a la tuya. En lugar de permanecer inflexible y testarudo, me adapto ante las ráfagas del viento y, sin dejar de ser quien soy, no sucumbo".

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos