Unas 450.000 personas murieron por el consumo de drogas en 2015, un 60 % más que en el año 2000, según informó ayer la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd) con los datos más actuales de que dispone.

Las drogas más letales son las derivadas del opio, entre ellas la heroína o la morfina, así como sus sucedáneos sintéticos, como el fentanilo, y que en total causan el 76 % de los fallecimientos, recoge el Informe Mundial sobre Drogas, difundido en Viena.

La producción y el mercado mundial de opio y cocaína se encuentran en máximos históricos, los estupefacientes sintéticos se expanden y los fallecimientos por consumo de drogas aumentan, alertó ayer el organismo.

El consumo no médico de opioides que se obtienen con receta -ya sea de forma legal o ilegal- se "está convirtiendo en una gran amenaza para la salud pública en todo el mundo", advierte.

La Onudd recuerda que sólo en EE.UU., las sobredosis causaron más de 63.000 muertes en 2016, en gran medida debido al consumo por vía intravenosa de derivados del opio y opioides sintéticos usados como tranquilizantes o analgésicos.

Las muertes por sobredosis en EE.UU., que se han duplicado en la última década, suponen una cifra mucho mayor que la de los fallecidos en accidentes de tráfico, en suicidios o por armas de fuego.

Mientras que el fentanilo -un analgésico sintético 50 veces más potente que la heroína- sigue siendo un problema en América del Norte, otra sustancia, el tramadol, un opioide químico utilizado para tratar el dolor, se ha convertido en "una preocupación creciente" en partes de África y Asia, según los expertos de la ONU.

La ONU alerta de que el tramadol se está extendiendo por países del Norte de África y Oriente Medio que no cuentan con recursos para afrontar la situación ni para ofrecer tratamiento ni catalogar las muertes causadas por este sustancia fabricada en el mercado negro.

El número de personas en todo el mundo que consumen drogas al menos una vez al año se mantuvo estable en 2016, con alrededor de 275 millones de personas, aproximadamente el 5,6 % de la población mundial de entre 15 y 64 años.

De esa cifra, alrededor de 31 millones corresponde a los consumidores más vulnerables, ya que su drogadicción les causa problemas hasta el punto de requerir tratamiento y asistencia médica.

La droga más consumida es el cannabis, con alrededor de 192 millones de usuarios, seguida por opiáceos y opioides, con 53 millones.

El número mundial de consumidores de cannabis aumentó "aproximadamente un 16 % en una década, lo que refleja un aumento similar al de la población mundial", indica el informe.

Las anfetaminas y otros estimulantes sintéticos son consumidos por 34 millones de personas, el éxtasis o MDMA tiene 21 millones de consumidores y la cocaína 18 millones.

La ONU detectó además por primera vez un aumento del consumo de drogas entre personas mayores de 50 años, una tendencia nueva relacionada con el envejecimiento de la población y que puede suponer un desafío para los sistemas sanitarios de los países occidentales. "Hay más gente joven tomando drogas que personas mayores pero, por primera vez desde que tenemos estadísticas, el consumo de drogas entre personas de más edad está aumentando", explica.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos