La Ciudad de Buenos Aires fue el lugar en el que se registró ayer la sensación térmica más alta del país cuando pasadas las 14 la marca llegó a los 41,2 grados, lo que elevó de amarilla a naranja el alerta del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) que pronosticó para hoy marcas mas elevadas con lo que ocurriría la primera ola de calor del verano.

La combinación de vientos y humedad hizo crecer la sensación térmica en toda la región central del país, específicamente en la Ciudad de Buenos Aires, que tuvo una temperatura mínima de 27 grados a las 10 de la mañana. El récord histórico de temperatura para el mes de febrero es de 38 grados, aunque pasadas las 15 llegaba a 36,8 grados.

El ranking de temperaturas publicado por el organismo señala a la región central del país como la más afectada por el calor ubicando en primer lugar a la localidad de Villa Reynolds, en San Luis, con 38,5 grados e igual sensación térmica y Capital Federal con 36,6, pero una sensación térmica de 41,2.

Como consecuencias de las altas temperaturas la Ciudad entró en alerta naranja, es decir que los efectos del calor pueden producir un riesgo de "moderado a alto" y "pueden ser peligrosos, especialmente para los grupos de riesgo".

Ante esta situación el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño instaló postas de hidratación en Obelisco, Retiro y Parque las Heras. La cartera precisó a través de un comunicado que en cada una de las carpas "se entregan a los vecinos agua mineral, frutas y barras de cereales, junto con recomendaciones para hacer frente a las altas temperaturas y evitar consecuencias".