“Sólo somos una raza avanzada de monos, en un planeta menor de una estrella promedio. Pero podemos entender el universo. Eso nos hace muy especiales”
Stephen Hawking

Es difícil separar los conceptos de tiempo y espacio y consecuentemente la conciencia de los mismos. Esta dificultad se ha consolidado por los avances de la física, la astronomía y la neurociencia; donde el concepto de tiempo se ve alterado por las nuevas investigaciones y descubrimientos.

Puesto que hoy estas ciencias claves cuestionan fuertemente los conocimientos filosófi cos de la temporalidad. Creando nuevos paradigmas, aunque no por ello ofreciendo soluciones finales.

En la astronomía y en la física se generaron grandes descubrimientos, como los agujeros negros, precedidos y temidos por Albert Einstein en la física teórica. Que confirmados, cuestionan el concepto de espacio y tiempo; por lo menos tal como lo conocía el humano. Alterando nuestra humilde conciencia para que pueda entender estos difíciles conceptos.

Estos trabajos de la física y la astronomía se suman a los adelantos neurocientíficos. Especialmente a las investigaciones neurobiológicas que sobre la conciencia han aportado datos empíricos. Se modifica así, aún más, la estructura biológica para comprender la temporalidad.

La biología había avanzado sobre procesos muy primitivos de la temporalidad. Que por ejemplo, coordinan los ritmos moleculares celulares de aproximadamente 24 horas (ritmos circadianos: cerda de un día). Estos siquiera se pueden considerar procesos instintivos, sino sólo de equilibrio (homeostasis predictiva), dado que regulan los complejos sistemas internos de los animales, aún primitivos.

Por ejemplo existe un gen llamado PER (por periodo) que regula en la mosca Drosophila el ritmo de aproximadamente un día. Coordinando la síntesis de proteínas que cumple una secuencia de 24 horas; con una forma cíclica en su síntesis y su agotamiento cada día.

Existen otros reguladores temporales, que podrían considerarse como instintivos. Ya que coordinan la actividad conductual de los animales, en pos de la supervivencia.

Son ejemplo de estos, los ritmos circadianos, que regulan el reloj biológico interno de un día; a través de un núcleo hipotalá- mico llamado supraquiasmático (el real reloj biológico). Modifican las cuestiones corporales internas, pero también las conductas como decidir irse a dormir, entre otras. Este sistema, tiene como punta de lanza un mensajero tisular: la hormona secretada por la glándula pineal: la conocida melatonina.

Esta hormona comunica a los tejidos sobre el momento del día en que se vive. Se secreta al bajar el sol e indica la oscuridad. Es decir comunica la noche y la hora en la que debe aparecer el sueño; a partir de modificaciones corporales y cumpliendo un equilibrio predictivo.

Existen también ritmos de menos de un día (infradianos) o ritmos de más de 24 horas como el menstrual (circamensual).

Incluso hay periodos anuales, como los ritmos estacionales de las plantas o de ciertas patologías humanas en las que se padecen componentes estacionales; como la depresión mayor, con mayor prevalencia en primavera.

Estos cambios temporales en los animales más desarrollados pueden modificar conductas, sin por ello pueda pensarse en que presenten conciencia temporal. Aunque sí se podría considerar, que estos presenten cierto conocimiento del tiempo; sin llegar a ser una conciencia plena y compleja (metacognición).

Por ejemplo, las aves migratorias conjugan claramente la temporalidad con el espacio; aunque con un conocimiento instintivo de la temporalidad, a partir de la cual deben migrar. Sin embargo, en estos casos ya se observa la imbricación tiempo-espacio. De hecho, uno de los descubrimientos más resonantes de los últimos años de la neurociencia es la descripción de células cerebrales que sirven para ubicarse en el espacio. Descriptas por los premios nobel del 2014: John O’Keefe, May-Britt Moser y Edvard Moser, aportando en un problema que ha ocupado a filósofos y científicos durante siglos.

El humano, sin embargo, presenta una conciencia más profunda del tiempo; tanto del corto, del mediano, como del largo plazo. Asimismo sabe de su finitud, desde la niñez avanzada; lo cual lo angustia y modifica su perspectiva de las tomas de decisiones complejas a futuro.

La pregunta es entonces: ¿cómo el homo sapiens constituye su conciencia temporal?

Una de las premisas es que la temporalidad implica una función relacionada con la ubicación en tiempo y el espacio; e implica el conocimiento profundo de los mismos.

Pero además el humano adulto tiene plena conciencia del pasado y del futuro. Como planteaba San Agustín, el presente probablemente no existe, ya que cuando lo pensamos es futuro y cuando sucede se transforma en pasado.

El humano, como todos los seres biológicos, tiene impuesta la necesidad instintiva de supervivencia. La que sin embargo se complejiza con el sistema conciente.

Se plantean situaciones del pasado, como por ejemplo un hecho histórico a reflexionar. Y también al futuro, como necesidad de planificación y programación. Sea desde las cuestiones básicas, como migrar ante el frío en el pasado nómade del humano. Hasta plantearse un viaje al espacio, con una sonda que llegará dentro de muchos años a destino.

De cualquier forma las tomas de decisiones sean a corto o largo plazo, requerirán de la conciencia del tiempo para que lleguen a buen final.

Para hacer esta planificación algunos grupos de investigación plantean que habría una combinación cerebral instintiva entre el tiempo y el espacio. Algunos innatos y otros dependientes de la formación cultural, que asocia a diferentes hechos con el presente, el pasado y el futuro.

Hay muchas demostraciones que muestran que en nuestro cerebro asocia metafóricamente el tiempo con el espacio en forma inconsciente y mecánica. Aunque sufriendo modificaciones culturales, como la influencia de la escritura en la evaluación de lo pretérito y lo futuro.

Esto es un buen ejemplo del engrama cerebral adquirido, que hace que se modifique la conciencia y el manejo espacial del tiempo.

Por ejemplo, en idiomas latinos y anglosajones la izquierda corresponde al pasado y la derecha el futuro. En cambio en el hebreo y el árabe, que se escriben a la inversa, las personas identifican al tiempo al revés. Por último el mandarín, que se escribe de arriba abajo, cumple similar premisa. Pero de arriba hacia abajo: pasado a futuro.

Estas identificaciones metafóricas espacio- tiempo no solo se generan con fenómenos lingüísticos o la escritura.

Desde lo gestual, Kensy Cooperrider de Chicago y Rafael Nuñez de UCLA, investigan como diferentes pueblos adquieren distintas costumbres espacio-temporales. Así, los Aymara originarios sudamericanos, se refieren al futuro por detrás y al pasado por delante; inverso a los que en el occidente se considera como cierto. Pueda tener que ver con la con- fi anza que despierta en ellos contar algo como conocido, lo que no se pone en duda, versus el impredecible futuro. Otras poblaciones de aborígenes australianos, consideran al pasado desde el este y al futuro en el oeste, evocando la salida y la puesta del sol.

Es indudable que existe un fenómeno cerebral donde se comparten las metáforas y la identificación con lo corporal espacial. Por ejemplo cuando contamos con los dedos el paso de los días o cuando imaginamos un reloj para identificar la hora.

Otro ejemplo paradigmático es el movimiento de las manos en la ejecución de un instrumento musical. Situación en la que se debe combinar la espacialidad digital y su destreza motora, conjuntamente con el tiempo (Sin contar que además se debe articular con la armonía).

Este movimiento secuencial de los dedos sucede, por ejemplo, en la corteza motora suplementaria (parietal posterior) del cerebro humano, la que se prende no sólo al moverse; sino también con pensar el movimiento secuencial. Es decir muchos de las funciones más complejas, conjugan funciones con el objetivo de la mejor toma de decisión.

Es decir que si bien existen pautas innatas espacio-temporales, ellas varían según los criterios culturales, sociales y lingüísticos sobre lo que se basa la concepción de la temporalidad.

Como dicen Cooperrider y Nuñez, en la actualidad se generan nuevas premisas sobre la espacialidad temporo-espacial. Los últimos mails empiezan desde arriba, pero los mensajes de celulares más nuevos son los de abajo.

Lejos estamos de tener una teoría unificada del tiempo. Ni siquiera existe un idioma en común. Mucho más cuando los físicos han descubierto un lugar donde el tiempo y el espacio se alteran, como los agujeros negros. Lo cual cuesta de comprenderse con nuestro limitado cerebro consciente.

* Doctor en Filosofía. Neurólogo y psiquiatra.
Prof. Titular UBA . Conicet