El verano es tiempo de sol y chapoteo. Los chicos llegan en aluvión a las piletas de clubes y colegios para su nueva rutina estival. Para disfrutar a pleno del descanso, es importante cuidarse de algunas de las dolencias que suelen surgir en esta época. Otitis, hongos y piojos son las afecciones más comunes a las que se exponen los chicos en las colonias de vacaciones y, si bien ninguna es grave, pueden dejarlos afuera de la diversión, por lo que algunos especialistas dieron sus recomendaciones de prevención y tratamiento.

No usar hisopos para limpiar los oídos y aplicar gotas después de estar en el agua para prevenir la otitis, secarse bien los pies para que no aparezcan hongos y usar el pelo recogido para evitar el contagio de piojos son algunos de los consejos de los profesionales.

#Verano | Para cuidar la salud de los oídos: no usar hisopos y aplicar gotas después de estar en el agua

"La otitis es la molestia más común durante las vacaciones de verano por el frecuente contacto con el agua y porque los productos que se usan para el mantenimiento de las piletas son irritantes para la piel", explicó Andrea Ricardo, jefa de Otorrinolaringología del Hospital Británico y asesora de GAES Centros Auditivos. La especialista recomendó, para evitar la acumulación de agua y humedad en los oídos, colocar algodón "apenas embebido en vaselina en el pabellón de la oreja" y, como medida de prevención, preparar en un gotero alcohol y vinagre de alcohol en partes iguales y aplicar dos gotas en cada oído al finalizar el día de natación. "No es conveniente la autohigiene del oído, ya que el cerumen contiene ácidos grasos que protegen naturalmente la piel de la infección bacteriana", advirtieron desde el Hospital de Clínicas.

Los hongos en la piel, en cambio, suelen aparecer con el calor y la humedad, y la exposición al sol los hace más evidentes. Los tratamientos pueden ser locales -cremas- o por vía oral, pero también es importante mantener la zona bien seca. El "pie de atleta", una de las lesiones más comunes, puede ser producido por diferentes hongos o bacterias, y se puede prevenir realizando el tratamiento adecuado y manteniendo los espacios interdigitales secos.

Otra preocupación para los adultos que llevan a los chicos a las colonias de vacaciones son los piojos. Para prevenirlos, se recomienda que los chicos mantengan el cabello "firmemente recogido", aunque no es necesario cortarlo. Además, los peines, cepillos, vinchas, hebillas y otros accesorios para el pelo deben ser individuales y hay que desinfectarlos sumergiéndolos en agua caliente.