Desde 1997, el 30 de mayo se tiñe de verde en un mensaje de esperanza y concientización acerca de la donación de órganos y tejidos. La elección de inscribirse como donante es un acto voluntario y altruista que puede efectuar cualquier persona mayor de edad, que brinda la posibilidad de vivir y luego dar vida.

Según un informe de Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS), cada año se realizan más de 100 mil trasplantes de órganos en el mundo y se estima que más de 250 mil personas se encuentran en lista de espera. En Argentina, el conocimiento sobre el valor de esta decisión tomó fuerza en los últimos años; obteniendo un crecimiento sostenido en la cantidad de registrados y trasplantes realizados. Si se compara el número de procuración de órganos experimentados en 2017 con los efectuados en 2016, el crecimiento fue de un 15,53%. Asimismo, el porcentaje de ciudadanos que expresaron su voluntad para ser donante aumentó en un 123% de un año a otro, según datos del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI).

Suma de esfuerzos

En lo que va del 2018 esta tendencia parece continuar: se registraron 217 procesos de donación de órganos en el país y 647 trasplantes (303 con órganos provenientes de donante fallecido y 115 con órganos de donante vivo). De la misma forma, la predisposición de los argentinos a registrarse como donante refleja una amplia mejora, ya que 25.292 personas se inscribieron durante los primeros meses del año, frente a 345 que expresaron su negativa. El mayor inconveniente frente a estas cifras radica en aquellas personas que no expresan su voluntad ni rechazo, ya que la ley vigente exige una manifestación en vida.

Marcelo Ballesteros, asesor médico del Grupo Proyecta, brinda su opinión sobre esta disyuntiva y destaca "La promulgación de la Ley Justina sería muy beneficiosa para nuestro país. Las modificaciones de la ley 24.193 posibilitarán que los miles de pacientes en lista de espera tengan mayores chances de llegar a ser transplantados." La ley Justina tiene como eje fundamental la consideración de que todo ciudadano mayor de edad sea donante, salvo que la persona haya dejado constancia de su oposición.

Anibal Feder, miembro de la Comisión de Jóvenes de la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS), explica que el crecimiento del número de trasplantes tiene su punto crítico en la cantidad de donantes: "Para poder incrementar los mismos se hacen necesarias campañas de información masivas [...] Los organismos públicos y privados de salud del país cuentan con una infraestructura desarrollada y escalable para poder brindar atención a aquellas personas necesitadas de este tipo de tratamiento", señala el profesional.

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos