La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Francia (Anses) pidió a los “poderes públicos que tomen todas las medidas para cesar la exposición de la población a los rayos UVA artificiales” ante el riesgo “demostrado” de desarrollar un cáncer. “Recomendamos suspender la actividad relacionada con el bronceado artificial, así como la venta de dispositivos que emitan rayos UVA con fines estéticos, especialmente a los particulares”, dijo a la AFP Olivier Merckel, jefe de la unidad de evaluación de riesgos de Anses. “No podemos esperar más”, subrayó Merckel. “Los datos científicos se acumulan, ya no hay duda, hay pruebas sólidas, el riesgo de cáncer está demostrado, hay cifras sobre los riesgos para los jóvenes, para el conjunto de la población, ahora estamos recomendando que las autoridades públicas actúen”, añadió.

De los 10.722 casos de melanoma maligno (el tipo de cáncer de piel más mortal detectado hasta la fecha) entre franceses de más de 30 años, en 2015, 382 podrían estar relacionados con el uso de cabinas y lámparas bronceadoras, según un reciente informe de la Anses.