Un grupo de médicos del Hospital Garrahan inició ayer ensayos clínicos con aceite de cannabis en pacientes que sufren de epilepsia refractaria, lo que se convierte en la primera acción estatal para determinar los beneficios de esa sustancia.

En total y según se informó desde la institución, son cien los pacientes que serán sometidos a los estudios y que padecen una de las formas más severas de epilepsia que no responde a ningún tipo de tratamiento disponible actualmente, como los anticonvulsivos, las dietas especiales e inclusive las cirugías.

Los pacientes que formarán parte del primer estudio científico que se realizará en Latinoamérica, son del Garrahan (50) y otros pertenecen a centros del interior del país (50).

Sin embargo, en todos los casos, la distribución del aceite, los controles y el reporte de los resultados para el análisis científico se llevará a cabo en el Garrahan.

"Nuestra misión es agotar todas las posibilidades para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes. Cuando todo fue probado y no hay respuesta favorable, entonces debemos investigar y buscar otras alternativas, en este caso el cannabis medicinal", afirmó el presidente del Garrahan, Carlos Kambourian.

Y destacó: "Esperamos que el uso del cannabis como fármaco compasivo permita a los pacientes y sus familias transitar la enfermedad de la mejor forma posible".

En tanto, Roberto Caraballo, jefe de Neurología y a cargo de el estudio, explicó que "el uso del cannabis medicinal puede ser una esperanza para los pacientes y las familias".