La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un grupo de estadísticas que encendieron todas las alertas en Argentina, debido al notorio incremento en los niveles de sobrepeso y obesidad. De acuerdo a los datos provistos por la Organización, más del 60% de los argentinos están excedidos de peso, mientras que un 27% se categoriza como obeso.

Entre las causas posibles de esta epidemia, comparable por las cifras a otros países americanos como Canadá o Estados Unidos (ambas naciones tienen más de 60% de sobrepeso), se considera al sedentarismo combinado con las malas elecciones a la hora de alimentarse. Es que la vida moderna apunta al sedentarismo ya que la cultura de la conveniencia implica moverse menos, consumiendo más calorías que nuestros antepasados.

Los niños también se vieron afectados por estos incrementos, pasando de un 17,9% de obesos en 2009 a un alarmante 27,8% en los últimos años. De acuerdo a los especialistas de la OMS, esta problemática se debe a que los niños suelen tener la misma dieta que los adultos. Pese a que las necesidades calóricas son mayores en la niñez, el consumo excesivo de comida chatarra y golosinas excedería ampliamente las necesidades de grasas saturadas y sodio, dos de los grandes enemigos de la salud.

Aparentemente el consumo masivo de carnes rojas en el país, estaría signado por los expertos de la OMS como uno de los factores determinantes en la epidemia de sobrepeso. En Argentina se consumen alrededor de 55 kilos per cápita, en particular cortes muy grasos como el asado, vacío o entraña.

Expertos internacionales, muchos de ellos nucleados en la OMS, confeccionaron algunos consejos para evitar caer en el sobrepeso u obesidad. El Índice de Masa Corporal (IMC) es una excelente forma para reconocer nuestro estado, se divide el peso por la altura al cuadrado. No se preocupe, puede calcularlo aquí. Veamos qué podemos hacer para mantener un peso ideal.

Caminar más: los ejercicios de alto impacto no son para todos, pero caminar más de 20 minutos por día permitirá que queme mucha grasa. Hacerlo un hábito es una de las mejores decisiones que puede tomar, disfrute del aire libre en algún lugar verde, no sólo se sentirá mejor, sino que también bajará de peso.

Tomar más agua: muchas veces pensamos que tenemos hambre, pero en realidad es sed. No se prive de tomar un vaso de agua entre comidas, de esa forma mantendrá por más tiempo los niveles de saciedad y se mantendrá hidratado.

Mejores decisiones: comprar más frutas y preparar comidas con más vegetales, puede ayudarlo a absorber nutrientes esenciales para su organismo. No hace falta que deje la carne, pero puede reemplazarla por algunas más magras, como cortes de cerdo, pollo o pescado. La gastronomía oriental aprovecha los caldos y porciones más chicas, cargadas de nutrientes y calorías saludables. A la hora de pedir un delivery, podemos optar por platos más saludables como sushi en vez de las tradicionales pizzas, empanadas o hamburguesas