El 14.5% de la población de nuestro país padece de EPOC y más del 75% de quienes la padecen no están diagnosticados, advierte la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. En tanto, obesidad, asma, depresión y adicción al tabaco son las enfermedades más frecuentes que conviven con el transtorno respiratorio, subrayan en el Día Mundial del EPOC.

Según la misma fuente, un error común al enfrentarse a la enfermedad, es el de tratar a todos los pacientes con EPOC de la misma forma. Pero identificar a los grupos especiales y diseñar un tratamiento a medida para cada uno de ellos, contribuye a mejorar la calidad de vida, disminuir el impacto negativo de la enfermedad y fundamentalmente a modificar su pronóstico.

La obesidad es la segunda causa de muerte evitable a nivel mundial. Y el impacto de la obesidad sobre la función respiratoria es considerable en todos los individuos, sufran o no EPOC. Pero son los individuos obesos fumadores con EPOC quienes presentan mayor mortalidad. De acuerdo con datos de Epocar, de la población con EPOC de nuestro país el 32 % es obesa, y el 36.8 % tiene sobrepeso.

En nuestro país el 28.5% de los pacientes con diagnóstico de EPOC tenían diagnóstico previo de Asma Bronquial, dos enfermedades respiratorias crónicas distintas, pero ambas con una elevada prevalencia.

Los trastornos ansioso-depresivos son también un problema muy frecuente en los pacientes con EPOC, con importantes consecuencias en su estado de salud. Se estima que aproximadamente el 35% de los pacientes con EPOC sufre de trastornos generalizados de ansiedad y el 28% de depresión, respectivamente.

La dificultad para respirar (disnea) persistente es el principal síntoma que aumenta los niveles de ansiedad y/o depresión. Finalmente, a pesar de conocer que la principal causa de EPOC es el consumo de tabaco, hay que destacar el elevado número de pacientes con la enfermedad que siguen fumando, aun sabiendo que la padecen. De 30% a 70% de los afectados continúa fumando de forma activa.