La justicia porteña ordenó a dos establecimientos educativos privados que funcionan bajo la órbita de la Dirección General de Educación de Gestión Privada otorgarle de inmediato la licencia de 120 días por maternidad a una docente, quien a pesar de no haber cursado el embarazo de su hijo, lo cual estuvo a cargo de su pareja, realizó un tratamiento para poder amamantarlo.

El titular del Juzgado 15 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Víctor Trionfetti, ordenó a los establecimientos educativos Instituto Nuevo Susini SRL y Asociación Cristiana de Jóvenes que dispongan de inmediato la concesión a una docente de la licencia prevista en el artículo 70 del Estatuto Docente de la Ciudad, de 120 días corridos desde el nacimiento de su hijo a pesar de haber sido su pareja la persona gestante porque ella también amamantará a su hijo por un tratamiento que realiza.

En el caso en cuestión "hay un vacío legal y normativo en referencia a la (co)maternidad", ya que la mujer se encontraba realizando un tratamiento para poder amamantar a su hijo. En consecuencia, el juez sostuvo que reintegrarse a sus funciones dentro de los diez días corridos desde el nacimiento de su hijo implicaría "interrumpir el tratamiento y el desarrollo del amamantamiento con su hijo, con el quiebre del vínculo familiar que ello conlleva", informó el sitio iJudicial.