El cambio climático está originando nuevas enfermedades y el resurgimiento de otras prácticamente desaparecidas, afirmó la directora de la Oficina de las Américas de la división de Asuntos Globales del Departamento de Salud de Estados Unidos, Cristina Rabadán-Diehl.

“Lo que está claro es que hay una influencia del cambio climático en la salud”, subrayó Rabadán-Diehl quien prefirió no pronunciarse sobre el debate político en Estados Unidos en torno al calentamiento global, sostuvo la especialista en una entrevista con EFE.

Agregó: “Estamos viendo ya que el cambio climático está originando nuevas enfermedades, afectando a la flora y fauna, a la accesibilidad a los alimentos o al resurgimiento de enfermedades, como la del virus del Zika”, cuyo mosquito portador, propio del centro y sur de América, ha aparecido ya en Canadá.

También la resistencia de las bacterias a los antibióticos a causa del uso abusivo e inapropiado se puede agravar. "Podemos imaginar lo que va a ocurrir si, por ejemplo, tenemos nuevas cepas de virus y de bacterias que están mutando para adaptarse al cambio climático”, planteó.

Rabadán-Diehl, quien durante dos décadas trabajó en puestos de responsabilidad en los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, recalcó que la “los problemas de salud son globales” y que hay que enfrentarse a ellos con alianzas internacionales.

Uno de esos desafíos son las enfermedades crónicas (diabetes, cardiovasculares, cáncer, obesidad...) ligadas a los estilos de vida ya que provocan el 70% de la mortalidad global, sobre todo en los paí- ses en vías de desarrollo.