YouTube está tratando de controlar el contenido de su plataforma y el negocio que amasan muchos usuarios con los vídeos que cuelgan en la red a través de los anuncios insertados.

Anunció que los vídeos de los canales con más éxito serán supervisados por humanos en lugar de algoritmos antes de ser comercializados. Además, cambia el Programa para Partners de YouTube (YPP), es decir, el sistema por el cual los creadores de vídeos empiezan a recibir en sus publicaciones anuncios publicitarios. En síntesis, los llamados youtubers estarán más complicados a la hora de hacer negocios con sus miles de seguidores.

Ya no valdrá con que un vídeo tenga muchas reproducciones para poder cobrar a través de anuncios. Ahora deberá haber seguidores fieles, ya que se tendrá en cuenta a los suscriptores del canal de ese youtuber o creador de contenido. Y los usuarios deberán destinar tiempo a ver ese contenido, no solo a hacer click en los enlaces. Las estrellas de YouTube no tendrán problema, ya que sus seguidores se cuentan por millones. Pero las nuevas promesas o los creadores de contenido que arranquen, pueden tener más difícil empezar a ganar dinero.

Hasta ahora, los canales tenían que alcanzar 10.000 reproducciones totales para optar al Programa para Partners de YouTube (YPP). A partir de ahora los nuevos canales necesitarán tener 1.000 abonados y 4.000 horas de tiempo de visualización durante los últimos 12 meses para optar a la incorporación de anuncios en sus contenidos", señaló YouTube en un comunicado.

No es la única novedad: si desde la empresa observan "que un canal infringe repetida y ofensivamente nuestras normas de la comunidad, lo eliminaremos del YPP".

Los nuevos requisitos se van a aplicar a los canales existentes en el YouTube Partner Progam (YPP) a partir de febrero. "Los creadores que seguirán formando parte del YPP aún representan más del 95% del alcance de YouTube para los anunciantes", asegura la empresa.