Apple delinea una estrategia para comprar cobalto -un mineral fundamental para el funcionamiento de sus productos- directamente a los mineros que lo extraen en lugar de a los proveedores de baterías. Los proyecto ubicados en Argentina y Chile serían los apuntados.

Según Bloomberg, que cita fuentes anónimas de Apple, la estrategia histórica de la empresa de negociar con los fabricantes de baterías podría cambiar en el corto plazo con el objetivo de asegurarse un stock ante el creciente auge de los autos eléctricos, que emplean grandes cantidades del mineral.

La firma estadounidense, una de las mayores consumidoras de cobalto en el mundo, está "buscando contratos para asegurarse varios miles de toneladas al año durante cinco años o más", detalló Bloomberg.

De prosperar esta política Apple competiría con los fabricantes de baterías y con los fabricantes de automóviles, quienes buscan firmar contratos multianuales para poder asegurarse las reservas que les permitan cumplir con sus metas de producción.

El cobalto es un ingrediente esencial en las baterías de iones de litio para teléfonos inteligentes y mientras que esos dispositivos usan aproximadamente ocho gramos del mineral refinado, la batería de un auto eléctrico requiere más de 1.000 veces más.

El interés por el cobalto surge en momentos en que Chile, el mayor productor mundial de cobre, impulsa una agresiva estrategia para avanzar en la producción de litio, mineral clave en el desarrollo de baterías para vehículos eléctricos.

Este último elemento también está en los planes de Argentina, que impulsa inversiones para desarrollar su extracción.