A fines de la semana pasada, Facebook y Warner Music, dos de las compañías más poderosas -económicamente hablando- del mundo del entretenimiento, anunciaron un acuerdo que llaman "holístico" para el uso del catálogo de Warner en la red social. En los hechos, esto implica que los usuarios de Facebook que quieran crear contenidos utilizando material de ese catálogo podrán hacerlo, y que eso, además, implicará una suerte de monetización extra para los creadores musicales.

El uso de material sujeto a copyright en redes sociales por parte de los usuarios es uno de los mayores problemas para quienes tienen esos derechos, así como uno de los campos con mayor potencial comercial y menos explotados. Por otro lado, muchas veces el uso de material sujeto a copyright lleva a problemas, aunque es también un vector de viralización -léase, publicidad- de obras y autores de una potencia enorme.

En una declaración al respecto, el jefe del área digital de Warner Ole Obermann escribió que "nuestra sociedad con Facebook expande el universo del straming misucal y crea ganancias suplementarias para nuestros artistas. El vide creado por fans es una de las maneras más personales, sociales y en ocasiones virales de disfrutar la música, aunque no está explotada comercialmente". Es decir: la idea de base es convertir el contenido producido por usuarios en un fuente de recursos económicos para los dueños de los derechos.

Facebook anunció estar trabajando en una aplicación que podrá liberar este potencial, aunque aún no se conoce cuál será la política para monetizar estos contenidos más allá de la publicidad on line.