Hay compañías que trabajan en usos más profundos de la Inteligencia Artificial que sólo búsqueda de empleo. Una de ellas es IBM, que afirma contar con una IA capaz de predecir cuándo se va a ir un empleado con una precisión del 95%.

Así lo reveló Virginia Rometty, CEO de IBM, en una entrevista a la CNBC, en la que declaró que la multinacional posee una patente por su "predictive attrition program" o "programa de desgaste predictivo". Este sistema basado en aprendizaje automático analiza a los empleados y determina cuándo podrían estar a punto de dejar su puesto de trabajo.

La directiva no aportó muchos detalles aunque relató que acierta en el 95% de los casos y admitió que el éxito de la técnica reside en el análisis de inmensas cantidades de datos.

Rometty explicó que no fue fácil convencer al resto de los directivos para desarrollar y utilizar la IA; sin embargo, afirma que ya le ahorró a IBM 266 millones de euros en costos que normalmente se emplearían para intentar retener a los empleados.

Convencer a un trabajador para que se quede es mucho más fácil que intentar que vuelva una vez se haya ido a otra compañía; de ahí el ahorro que logra IBM. La directiva explica que para ello pueden ofrecerse ascensos, aumentos de sueldo y otras opciones.

Esta herramienta de predicción forma parte de un ecosistema de IBM diseñado para transformar el enfoque tradicional de los RRHH. Elementos que facilitarán mucho las cosas, y más en una multinacional con 350.000 trabajadores, como es el caso de IBM.