Uno de los mayores problemas del entetenimiento en la era digital consiste en la facilidad non solo de copiar y distribuir contenidos, sino también en eludir trabas de seguridad de los servicios de streaming. Spotify, líder en la música on demand, acaba de revelar que dos millones de usuarios utilizan apps no autorizadas que les permiten acceder a contenidos sin publicidad, pero sin pagar por el servicio premium.

Spotify tiene dos alternativas de suscripción. La gratuita oculta algunos contenidos y permite escuchar el resto, sólo que cada un par de canciones o cierto tiempo de escucha, interpone una "tanda" publicitaria. No es el modelo de negocios preferido: el usuario que quiere evitar estos inconvenientes puede acceder a la cuenta paga, que elimina las tandas. Este es el motor de crecimiento de la compañía y no la venta de publicidad, un sistema que consideran transitorio hasta que la mayor parte de los usuarios opten por el abono pago. Desde diciembre, cuando se detectó esta anomalía, Spotify comenzó a cerrar usuarios que utilizaban aplicaciones para saltear la publicidad sin pagar el abono, lo que hizo que sus usuarios pasaran de 159 millones en todo el mundo a 157 millones, aproximadamente, en la cuenta total. De esos usuarios, 71 millones corresponden a abonados al servicio premium, cuyo costo es de unos diez dólares mensuales.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a los santos Timoteo y Tito.

La Iglesia recuerda a los santos Timoteo y Tito

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos