La aplicación musical Spotify fue demandada por Wixen Music Publishing por usar supuestamente miles de canciones en su plataforma de música en streaming sin la correspondiente autorización ni compensación a los autores.

La editora de música que cuenta entre su catálogo con títulos de Tom Petty, The Doors, Weezer o Stevie Nicks, reclama a la compañía el pago de u$s1.600 millones en concepto de daños y perjuicios así como una serie de medidas cautelares que implica al catálogo disponible de sus artistas en la plataforma.

Wixen argumenta que Spotify no obtuvo una autorización directa por parte de ésta sino que la gestión para reproducir y distribuir las canciones se hizo a partir de una tercera parte, la agencia Harry Fox.

El sello discográfico explica en la demanda que la agencia no contaba con las condiciones necesarias para "obtener todas las licencias necesarias".

La compañía sueca se encuentra ahora en un momento crucial, ya que estaría planificando una próxima salida bursátil cuya valoración habría crecido en torno a un 20%, hasta alcanzar los u$s19.000 millones.