Hace unos días, se hicieron en el país las primeras pruebas de la tecnología 5G y se espera que, a principios de 2021, las operadoras de telefonía móvil comiencen a ofrecer el servicio en el mercado local.

Pero la masificación en América latina tardará un poco más en llegar. “Para 2022, esperamos 1,3% de las suscripciones móviles de América Latina en 5G; es decir, alrededor de 10 millones de clientes. La hoja de ruta para 5G aún no es clara, aunque esperamos que los primeros despliegues que se den hacia 5G ocurra después del 2021. Los países donde esperamos que esto suceda son México, Chile, Uruguay y Brasil, entre otros”, indicó Leandro Agión, analista senior de la consultora de mercado GlobalData, durante un seminario web organizado por 5G Americas.

Acerca del desarrollo de LTE en la región, el ejecutivo explicó que “la adopción de 4G en América Latina ha sido dispar, pero está creciendo a pasos agigantados en los últimos años. Desde 2015 a 2017 creció en un promedio anual de 80%, llegando a 181 millones de suscripciones hacia fines de este año, que equivalen a un 26,6% del total”.

Respecto del crecimiento 4G, el especialista detalló que existen dos grandes aceleradores y dos grandes inhibidores. “Por el lado de los aceleradores, podemos encontrar la utilización de aplicaciones de uso intensivo de datos, como los OTT de mensajería, voz y video, o de streaming de video y música; y la asequibilidad de los dispositivos. Observamos que cada vez hay más dispositivos 4G baratos y los operadores —y algunos gobiernos— están trabajando no sólo con descuentos sino también con financiación para que los usuarios puedan acceder”.

Agión agregó que “respecto a los inhibidores, podemos destacar el bajo poder adquisitivo del promedio de la población, y la necesidad de espectro radioeléctrico. Consideramos que en general, la regulación de América Latina es favorable al desarrollo de 4G. De todos modos, hay un crecimiento en la demanda de datos que llevará pronto a un déficit en la capacidad de dar respuesta a esa demanda. La necesidad de espectro será una cuestión clave en los próximos años para poder cubrirla. Otro aspecto es la neutralidad tecnológica, permitiendo que los operadores puedan utilizar cualquier tecnología en el espectro otorgado”.

La flamante tecnología 5G permitirá, por ejemplo, bajar una película completa en menos de dos segundos o unas 300 canciones en menos de un segundo.

Datos móviles
Se espera que, para dentro de cinco años, el 88,1% de los suscriptores móviles de América Latina utilicen datos móviles, desde el actual 60 por ciento.

“Con un 26,6% de participación de 4G LTE sobre el total de móviles, Latinoamérica es la cuarta región del mundo en este apartado. Sin embargo, existe una demanda de datos móviles muy fuerte, cerca del 70% de los suscriptores los utilizan.

En este renglón, Latinoamérica es la segunda región global. Esto indica que el retraso en la adopción de 4G no tiene que ver con una falta de demanda, sino con la disponibilidad de redes, de dispositivos asequibles y en general con el poder adquisitivo de los habitantes”, explicó Agión.