El social marketing viene ganando fuerza debido al incremento de la actividad comercial a través de las redes sociales. Los memes, que crecen como hongos junto a los episodios trend topic, pueden ser un recurso valioso para las empresas. Lograr viralidad es la meta soñada de estas acciones que no apuntan de manera directa a vender pero que generan una relación y un compromiso con las marcas que, en última instancia, repercuten en las compras.

Un estudio realizado por la Universidad de Pensylvannia atribuye a los memes un impacto positivo para reducir el estrés y mejorar el ánimo y la salud mental de las personas. Comparados con otros medios, generan un mayor nivel de humor y de emociones positivas en el público.

Los memes tienen la potencia de llegar especialmente a las generaciones más jóvenes de consumidores. El medio Merca.2 destaca también otras de sus cualidades: viralidad (para eso es necesario que sea novedoso, irónico y que sepa "estar en el momento y en el lugar indicado"), relevancia (pone una discusión sobre la mesa) y economía de información.

Una marca que tiene una sólida reputación en marketing de memes es Netflix . "Sus memes de marketing en redes sociales son instantáneamente identificables. En un momento en el que no queremos ver solo contenido de marca en nuestro feed, los memes son una oportunidad para la interacción con la audiencia. Y no podría haber un mejor ejemplo que el marketing de memes de Netflix", destaca la plataforma Invideo.

Netflix y el uso de memes

Algunos de los últimos publicados 

 .   .   .   .   .    


Cillian Murphy, protagonista de Peaky Blinders y del meme de Netflix 

Qué es un meme

 

Un meme es un eslogan, una broma o un concepto que generalmente se deriva de algún aspecto de la cultura popular, como un programa de televisión o una película. El término fue acuñado por Richard Dawkins en 1976 cuando afirmó que una idea podía extenderse y arraigarse en la cultura popular al igual que los genes se pueden multiplicar. De ahí al uso actual de los memes pasarían muchos clics bajo el puente.

Algunos de los consejos que aporta esa publicación para hacer un buen uso de la herramienta son

  • identificar de qué se trata la marca
  • reflejar sus valores centrales (Gucci, por ejemplo, usó una pintura renacentista para hacer un meme), que haga referencia a algo identificable por todos
  •  usar memes relacionados con un evento actual (función conocida como "memejacking").

El portal PuroMarketing aborda el tema citando a expertos de la agencia de comunicación 3AW: "A pesar de su apariencia intrascendente, muchos memes pueden ejercer una poderosa influencia social en la opinión pública. Esta es una de las razones por las cuales numerosos perfiles de prestigiosas empresas los están utilizando para redirigirlos a sus productos o servicios".

Al pensar en darles espacio en la comunicación corporativa, los especialistas citados por ese medio recomiendan algunas reglas básicas. Una de ellas es interiorizarse bien acerca del meme que se va a utilizar: no son solo chistes sino que tienen un contexto cultural profundo y hay que chequear que sean apropiados para la empresa. Además, hay que saber elegir el momento adecuado para lanzarlo para que genere impacto positivo en el público.

Sintéticos, virales y centrados en la imagen, tienen todo para generar un branding que seduzca al público joven.

"Los memes entraron por la puerta grande del marketing digital y muchas empresas de renombre ya protagonizaron casos de éxito siguiendo esta estrategia", explica Miguel Ángel Rodríguez Caveda, CEO de 3AW.